28/11/08

La irrealidad de la realidad. Pompas de jabón

Física cuántica. Realidad. Infinitas posibilidades. Cocreación. Mentes plásticas. Dejar de estar pegados a un punto fijo. Evolucionar.

Nuestra mente no es una estructura sólida, cambia fisiológicamente. Las neuronas modifican sus relaciones sinápticas. Un acto que se repite crea una nueva unión sináptica, es lo que llamamos crear un hábito. Por esto al principio nos es difícil ejecutarlo, cuando no hay costumbre, la conexión neuronal concreta para hacerlo es débil, y cuando lo hemos repetido un cierto número de veces se convierte en automático, lo hacemos sin dificultad puesto que dicha conexión se ha fortalecido. Tenemos la sensación de que es habitual.

Esto explica la utilidad, por ejemplo, de usar afirmaciones positivas y trabajar en ellas hasta que se convierta en algo habitual el tratarnos bien mentalmente, una vez establecida una red mental fuerte en este sentido. Se va convirtiendo en lo habitual para nosotros, a la vez que hemos debilitado el viejo hábito (diálogo inútil y negativo, recordar cosas que nos perturban, revivir conflictos repetidamente, etc.) e incluso "borrado" el viejo camino.

Paralelamente, esos mensajes cerebrales hacen que nuestras hormonas segreguen unas u otras sustancias, en función del pensamiento que estamos teniendo. Así un pensamiento agradable repetido un alto número de veces nos hace sentir bien, segregamos más endorfinas (al igual que cuando realizamos alguna actividad deportiva regularmente, recibimos o damos masajes y, en general, con todo acto placentero y reforzante de nuestra autoestima), mientras que si tenemos con frecuencia pensamientos amenazantes, negativos, enfurecedores o tristes, segregaremos más adrenalina, lo que a la larga no es nada bueno para el corazón, sistema nervioso... Y, por supuesto, nos sentiremos peor de forma generalizada. Para nosotros será eso lo normal. Tenderemos a ser más depresivos y negativos afrontando peor cualquier contratiempo y las situaciones problemáticas que se nos presenten.

Pensar menos (usar el intelecto para lo que está, tareas intelectuales, reflexionar sobre nuestra propia vida y lo que nos rodea - por supuesto -, pero no enredarnos en procesos mentales infructuosos y negativos, o recrear una y otra vez la misma situación, sobre todo si es negativa), y tener pensamientos de más calidad hará invariablemente que seamos personas más tranquilas, felices y preparadas ante lo que venga.


¿¡Y tú qué sabes!?





¿¡Y tú qué sabes!? (II) o Dentro de la madriguera





Curiosidades concretas:

Perteneciente a la primera parte: Mensajes del agua.





Perteneciente a la segunda parte: Cómo reaccionamos frente a lo desconocido: ¡¡Socorro!! ¿Quiere decir por ello que no exista?




Eso sí, el circulito y su voz dan ganas de salir corriendo, todo hay que decirlo. Interesante ver los créditos del final, de los CIENTÍFICOS y no científicos que han intervenido en ambas películas.

31/10/08

Relaciones de codependencia


Actualización del blog "Apuntes de Psicología" sobre la codependencia.


Leer más en:


Extracto del libro "Autoliberación interior" de Tony de Mello

No te ates

¿Qué hace falta para despertarse? No hace falta esfuerzo ni juventud ni discurrir mucho. Sólo hace falta una cosa, la capacidad de pensar algo nuevo, de ver algo nuevo y de descubrir lo desconocido. Es la capacidad de movernos fuera de los esquemas que tenemos. Ser capaz de saltar sobre los esquemas y mirar con ojos nuevos la realidad que no cambia.

El que piensa como marxista, no piensa; el que piensa como budista, no piensa; el que piensa como musulmán, no piensa y el que piensa como católico, tampoco piensa. Ellos son pensados por su ideología. Tú eres un esclavo en tanto y en cuanto no puedes pensar por encima de tu ideología. Vives dormido y pensado por una idea. El profeta no se deja llevar por ninguna ideología, y por ello es tan mal recibido. El profeta es el pionero, que se atreve a elevarse por encima de los esquemas, abriendo camino.

La Buena Nueva fue rechazada porque no querían la liberación personal, sino un caudillo que los guiase. Tememos el riesgo de volar por nosotros mismos. Tenemos miedo a la libertad, a la soledad, y preferimos ser esclavos de unos esquemas. Nos atamos voluntariamente, llenándonos de pesadas cadenas, y luego nos quejamos de no ser libres. ¿Quién te tiene que liberar si ni tú mismo eres consciente de tus cadenas?

Las mujeres se atan a sus maridos, a sus hijos. Los maridos a sus mujeres, a sus negocios. Todos nos atamos a los deseos y nuestro argumento y justificación es el amor. ¿Qué amor? La realidad es que nos amamos a nosotros mismos, pero con una amor adulterado y raquítico que sólo abarca el yo, el ego. Ni siquiera somos capaces de amarnos a nosotros mismos en libertad. Entonces, ¿cómo vamos a saber amar a los demás, aunque sean nuestros esposos o nuestros hijos? Nos hemos acostumbrado a la cárcel de lo viejo y preferimos dormir para no descubrir la libertad que supone lo nuevo.

Lo peor y más peligroso del que duerme es creer que está despierto y confundir sus sueños con la realidad.
No confundas los sueños.

(...)

¡Qué lío!

Mi vida es un lío. ¿Soy capaz de reconocerlo? Necesito tener receptividad. ¿Estoy dispuesto a reconocer que el sufrimiento y la congoja los fabrico yo mismo? Si eres capaz de darte cuenta, es que comienzas a despertarte.

Ordinariamente, buscamos alivio y no curación. Cuando sufres, ¿estás dispuesto a separarte de ese sufrimiento lo necesario para analizarlo y descubrir el origen que está detrás? Es preferible dejar que sufras un poco más, hasta que te hartes y estés dispuesto a ver. O despiertas tú, o la vida te despertará.

Las componendas y alivios son manejos comerciales del buen comportamiento que te ha metido en la mente tu sentido de buena educación. Si los miras, bien despierto, descubrirás que no son más que utilización, comercio de toma y daca y chantaje, más hipocresía. Cuando ves esto, ¿quieres quitarte el cáncer, o tomar un analgésico para no sufrir? Cuando la gente se harta de sufrir es un buen momento para despertar.

(...)

Leer más en: http://www.oshogulaab.com/MISTICOSCRISTIANOS/autoliberacion1.htm

26/10/08

Constelaciones Familiares


Actualización de mi blog de psicología "Apuntes de Psicología" sobre el trabajo de terapia sistémica de constelaciones familiares.





"Constelaciones Familiares es un trabajo de terapia sistémica descubierto y desarrollado por Bert Hellinger (foto al inicio del texto).

Básicamente, el trabajo en constelaciones familiares consiste en elegir representates para la persona que está realizando el trabajo y los otros implicados en el tema de que se trate, normalmente la familia de origen, es decir: padre, madre y hermanos/as. También puede tratarse de un sistema a nivel laboral u otros, o de un objeto ya sea concreto o abstracto (empresa, dinero, herencia, secreto, soledad, miedo, religión, etc...). Lo cierto es que todos los temas suelen pasar por la familia de origen en algún momento de la constelación, pues se parte de que la persona es mitad de su padre y mitad de su madre, y es por ahí por donde le llega la vida, y con ello, todo. Es decir, si una persona no acepta a su padre y a su madre, muertos o vivos, no puede tomar la vida, está cerrado a lo bueno de la vida. Así, una persona que cree estar realizando una vida independiente en un lugar lejano e incluso aislado de su familia, está reproduciendo una y otra vez lo que ocurre internamente en el sistema. Sólo hay un padre y una madre para cada persona, por mejores o peores que puedan parecer son sus padres, y sólo aceptándoles y dándoles "la honra", reconociendo que existimos gracias a ellos, podemos poner orden en todo lo demás, en realidad, en nuestro interior."



Para leer más haz click en la foto.

12/10/08

Sólo hoy


Por la mañana, antes de vestirte, quema incienso y medita.

Retírate a horas regulares.

Toma alimentos a intervalos regulares.

Come moderadamente y nunca hasta el punto de satisfacción.

Recibe a un huésped con la misma actitud que cuando estás solo.

Cuando solo, mantén la misma actitud que cuando recibes huéspedes.

Vigila lo que dices y, cualquier cosa que digas, practícala.

Cuando se presenta una oportunidad no la dejes ir, pero piensa siempre dos veces antes de obrar.

No te lamentes por el pasado, sólo vive este instante, sólo el aquí y el ahora.

Ten actitud intrépida de un héroe y el corazón amante de un niño.

Al retirarte, duerme como si hubieses entrado en tu último sueño.

Al despertar, deja el lecho tras de ti al instante, como si desecharas un par de zapatos viejos.


Soyen Shaku, maestro Zen

Del Pilar al Womad 2008



Ya es doce de octubre, día del Pilar. Pilar sobre el que se supone se apareció la virgen el 2 de enero al apóstol Santiago el Mayor. Hoy ha tenido lugar la ofrenda de flores, cuyo olor se extiende a las calles circundantes a la Plaza del Pilar. En estos días recuerdo Zaragoza con cariño y con nostalgia. Bella, amable y a la par austera por su clima, pero siempre entrañable.



Es el día de la Hispanidad, el 12 de octubre de 1492 arribaba Colón a costas americanas por primera vez. El 12 de octubre de 1968 España concede la independencia a la antigua Guinea española, actual República de Guinea Ecuatorial. Parte de mi familia pasó algunos años en Santa Isabel, ahora Malabo (capital de Fernando Poo, ahora Bioko). He tenido la suerte de escuchar de viva voz, de un señor increíble de 81 años, anécdotas muy curiosas sobre las distintas tribus del último período de ocupación española. Esas y otras historias que estoy coleccionando quedan para el archivo privado familiar.







Casa África en Las Palmas de Gran Canaria expone, desde el pasado 18 de septiembre hasta el 14 de noviembre, la obra del arquitecto y pintor Félix Juan Bordes bajo el nombre "AEA tubab: ¿África es así, M'zungu?".




Grupos de música étnica africana y de todo el mundo tienen cita el próximo mes de noviembre, del 6 al 9, en Gran Canaria para celebrar el Festival del Womad 2008. Actuaciones musicales, feria de artesanía y talleres multidisciplinares se extenderán a lo largo de estos cuatro días en el Parque Santa Catalina. Ánimate a visitarlo.



Información sobre el Festival del Womad en Cáceres y Nueva Zelanda.


9/10/08

Amor contra apego





AMOR CONTRA APEGO.
Distinguir el cuidado genuino de las proyecciones poco realistas.

A todos nosotros nos gustaría tener sentimientos positivos hacia los demás. Sabemos que el amor es la raíz de la paz en el mundo. ¿Qué es el amor y cómo lo podemos desarrollar? ¿Cuál es la diferencia entre amar a las personas y estar apegado a ellas?

El amor es el deseo de que los demás sean felices y de que posean las causas de esa felicidad. Al haber reconocido de un modo realista la bondad de los demás así como sus defectos, el amor se concentra en su bienestar. No tenemos motivos ocultos para satisfacer nuestro egoísmo; amamos a los demás sencillamente porque existen.

El apego, por otra parte, exagera las buenas cualidades de los demás y nos crea ansia de ellos. Cuando estamos en su compañía, somos felices; cuando estamos separados de ellos, nos sentimos tristes. El apego está arraigado en expectativas sobre lo que los demás deberían ser o hacer.

¿Es el amor como generalmente se entiende en nuestra sociedad, verdadero amor? Antes de conocer a las personas, nos parecen extrañas y nos sentimos indiferentes hacia ellas. Después de conocerlas pueden convertirse en seres queridos hacia quienes sentimos emociones intensas. Observemos más de cerca cómo las personas se convierten en amigos.



Foto reciente de la monja budista Thubten Chödron.

Generalmente nos sentimos atraídos hacia las personas, bien porque poseen cualidades que valoramos o porque nos ayudan. Si observamos nuestros propios procesos mentales, notaremos que buscamos ciertas cualidades específicas en los demás. Algunas de ellas son cualidades que nos parecen atractivas, y otras son aquellas que tienen un valor con respecto a nuestros padres, o a la sociedad en que vivimos. Examinamos en alguien su apariencia, su educación, su situación financiera y su posición social. Si lo que valoramos son las habilidades musicales o artísticas, entonces nos fijaremos únicamente en las personas que posean estas cualidades. Si lo que consideramos importante son las habilidades atléticas, nos sentiremos atraídos por las personas que las hayan desarrollado. Así cada uno de nosotros busca distintas cualidades en los demás y utiliza distintos criterios para evaluarlas.

Si las personas poseen las cualidades que se encuentran en nuestro "catálogo interior", las valoramos. Pensamos que son buenas personas, dignas de consideración. Nos parece que son grandes personas en sí mismas y por sí mismas, sin conexión con la evaluación que nosotros hacemos de ellas. Pero de hecho, porque tenemos ciertas preconcepciones acerca de las cualidades que son deseables y de las que no, somos los únicos que atribuimos a las personas el concepto de valiosas o dignas de consideración.

Asimismo, consideramos a los demás según se relacionan con nosotros. Si nos ayudan, nos elogian, hacen que nos sintamos seguros, escuchan lo que decimos y nos cuidan cuando estamos enfermos o deprimidos, las consideramos buenas personas. Esta es una visión muy parcial, ya que las juzgamos únicamente por el modo en que se relacionan con nosotros, como si fuéramos la persona más importante en el mundo.

Generalmente pensamos que si los demás nos ayudan son buenas personas; mientras que si nos dañan son malas personas. Si la gente nos anima, es maravillosa; si anima a nuestro enemigo, es detestable. No es su estímulo lo que valoramos sino el hecho de que esté dirigido a nosotros. Del mismo modo, si la gente nos critica, está equivocada o es desconsiderada. Si critican a alguien que no nos gusta entonces consideramos que son personas juiciosas. No ponemos objeción a sus críticas, a no ser que se dirijan a nosotros.

El proceso por el cual discriminamos a las personas no está basado en un criterio objetivo. Está determinado por nuestras propias preconcepciones de lo que es estimable y de cómo esa persona se relaciona con nosotros. Bajo este criterio subyace la suposición de que nosotros somos muy importantes y, por tanto, si los demás nos ayudan y reconocen nuestro sistema de valores, entonces son maravillosos en sí mismos y desde sí mismos.

Una vez que hemos juzgado a ciertas personas como buenas, cuando las vemos nos parece que su bondad proviene de ellas. Sin embargo, cuanto más desarrollemos nuestra atención, mejor reconoceremos que estamos proyectando esta bondad sobre ellos.

Si ciertas personas fueran objetivamente valiosas y buenas, entonces todos los demás las verían del mismo modo. Pero alguien que nos gusta puede desagradar a otra persona. Esto sucede porque cada uno evalúa a los demás basándose en sus propias preconcepciones y prejuicios. Las personas no son maravillosas por sí mismas y desde sí mismas, independientemente de nuestro juicio sobre ellas.

Al proyectar la bondad sobre ciertas personas, nos formamos unas concepciones fijas sobre quiénes son, que nos llevan a apegarnos a ellas. Algunas personas nos parecen casi perfectas, y anhelamos estar con ellas. Cuando deseamos estar con las personas que nos hacen sentir bien, nos convertimos en yoyós emocionales: si estamos con esas personas nos sentimos animados; y si no, nos sentimos tristes.

Además, elaboramos preconcepciones de lo que serán nuestras relaciones con estas personas creando expectativas sobre ellas. Cuando no corresponden a nuestras expectativas, nos sentimos decepcionados o enfadados. Queremos cambiarlas de modo que se adapten a lo que nosotros pensamos sobre ellas. Pero nuestras proyecciones y expectativas provienen de nuestra propia mente, no de las otras personas. Nuestros problemas no surgen porque los otros no sean lo que pensamos que eran, sino porque erróneamente pensamos que eran algo que no son.

23/9/08

Llena tu vida de pasión...



(Artículo publicado en "Vivir con plenitud", nº54, extra de Psicología)

LLENA TU VIDA DE PASIÓN... PERO QUE SEA DE LA BUENA

Las pasiones nos hacen sentir intensamente vivos, pero algunas embriagan tanto que terminan convirtiéndose en obsesiones que destruyen. Distingue las buenas de las malas para potenciar tu libertad y tu creatividad.

(...)

La realidad que percibimos parece ser elástica, muy sujeta a nuestro sentir. Si estamos tristes creemos que el mundo es un lugar molesto. Salimos a la calle y cualquier cosa nos incomoda, nos volvemos hipercríticos, las personas parecen emanar amenazas o incomprensión. Sentimos que el mundo no vale la pena o que es un lugar hostil. Sin embargo, si estamos alegres creemos que vivir es maravilloso, nos apetece salir, hablar con la gente... En suma: nuestro juicio acerca de las cosas está sometido a los sentimientos.

(...)

Pero hay veces en que los procesos de análisis - característicos de la razón - se tornan imposibles. Los sentimientos nos desbordan por completo, dejándonos a merced de fuerzas que tiran de nosotros. Entonces no podemos frenar y dejar que escampe la tormenta. Nos sometemos a ella convertidos en esclavos de situaciones que, paradójicamente, creamos nosotros mismos, de las fuerzas inconscientes que hemos arrojado al mundo que nos rodea. La razón ha sido superada por la pasión.

La pasión es, en este sentido, un estado interior en el que los sentimientos se elevan a su máximo exponente y ocupan el lugar destinado a darnos cuenta de las cosas.




Te odio porque te quiero


(...)

Si la razón es, por definición, un límite, la pasión es infinita. Estar enamorado y odiar son estados pasionales de la consciencia. (...)

El amor es altamente racional, no así el enamoramiento. Cuando estamos enamorados no sentimos amor; más bien nos sumergimos en él: vivimos en-amor. Todo lo inconsciente que habita en nosotros se deposita en la persona amada, que se convierte a nuestros ojos en un Apolo o en una Afrodita. (...)

En el inicio de los estados pasionales, lo que determinará en gran medida los acontecimientos posteriores es lo que uno espera y necesita de la realidad (se plantea un ejemplo de relación chica-chico).

Veo lo que deseo ver

La relación avanza y empiezan a hablar. Naturalmente, quien busca siempre encuentra, sobre todo si quiere encontrar. La chica hace un comentario sobre la independencia y Alberto confirma sus deseos, saca sus conclusiones y se dice a sí mismo que es la mujer de su vida. Paralelamente, los mismos mecanismos han estado operando en la mente de ella. Quedan para tomar una copa. Todas esas expectativas ya están dominando la consciencia de los dos (sus respectivos mundos interiores).

(...)

Pero al estrechar un poco más los lazos empiezan a fallar cosas. Mundo interno y mundo externo se confrontan. Discusiones, contradicciones y, tal vez, ruptura por incompatibilidad. (...)

¿Qué podemos hacer para no dejarnos arrastrar por esas turbulencias? Intentemos ponerles letra. Las palabras nos ayudan a delimitar (definir) expresiones emocionales. (...) Escribamos, hablemos, cantemos. Al dejar que la razón dialogue con la pasión podremos entender mejor lo que sucede en nuestro interior.


Separa necesidad de realidad

Náufragos en un océano de dudas, debemos preguntarnos qué esperábamos y necesitábamos de una persona o situación. Así retomaremos lo que fue nuestro pero expulsamos al mundo exterior.

Para Alberto, aquella chica era poco más que una invención. Ese fue el error. Para recuperar las riendas de su pasión desbocada debe intentar ver todas las cualidades de ella, tanto las que le gustan como las que no. Sólo así podrá separar lo que él espera (su mundo interior) de lo que la chica es en realidad (mundo exterior). Si utilizamos la razón en este sentido, podremos delimitar mucho mejor la realidad que tenemos delante, para no tropezar una vez más con nosotros mismos.

Además, dejarse llevar por una pasión alimentada por nuestra fantasía provoca grandes decepciones y frustraciones para ambas partes, ya que es muy difícil que la persona en la que hemos depositado nuestro apasionamiento pueda cumplir unas expectativas no realistas.

Por eso, muchas veces pasión es sufrimiento, un estado alterado y casi patológico que nos obliga a ir por caminos que no nos gustan. Sucede cuando necesitamos excesivamente algo para poder estar bien, para poder sentirnos llenos. De ahí se derivan los celos, el odio, la dependencia, el rencor, la ira...

Por tanto, es fundamental no confundir necesidad con pasión. La primera siempre revela un vacío interno, algo que nos falta y que queremos "rellenar" con lo que nos rodea, una compensación de una zona oscura de nuestro interior. Si no la detectamos a tiempo, esa necesidad nos puede conducir directamente a estados pasionales altamente perjudiciales para nosotros y para las personas que nos rodean: el odio o la coacción de la libertad de los demás.

(...)

Pasiones constructivas

La pasión constructiva es la otra cara de la moneda. Ya no nos mueve la necesidad, sino la voluntad, el compromiso. No hay carencia interior, sino deseo de descubrir, de aprender o de explorar. Si antes hablábamos de posesión y de esclavitud, ahora hablamos de liberación y de creatividad.

¿Quiénes la viven? Quienes se han sumergido en sí mismos para entender cuáles eran sus carencias y convivir con ellas, en vez de ocultarlas o compensarlas con un mundo exterior pretendidamente a su medida. Saber dónde se encuentran nuestras limitaciones nos ayuda a descubrir la libertad y a vivir sin miedos, con entrega y auténtico disfrute. Y, a partir de aquí, un mundo repleto de experiencias por compartir, de metas con las que comprometernos se abre ante nosotros. Exploremos mediante la pasión lo ilimitada que puede ser la creatividad humana cuando no estamos sujetos a ataduras o - como apuntaba Erik Fromm - a invisibles cadenas interiores.



Mejor no pasar de nada.


La indiferencia parece estar de moda. Hoy ser tibio, indiferente, inconmovible, es casi moderno y de buen gusto. Pero es una actitud oscura que poco tiene que ver con la racionalidad. A menudo se disfraza de suficiencia, de imparcialidad o incluso de "cinismo inteligente". Sin embargo, en la mayor parte de los casos se oculta el miedo: a sufrir, a perder, a sentir demasiado, a quedar en una posición de debilidad. Es el blindaje que escogemos para evitar el dolor, el rechazo, el fracaso, o para esquivar la reflexión y el afrontamiento de la realidad. Que la indiferencia y sus expresiones - cinismo, frivolidad, desapego - no te confundan: no te harán más fuerte ni te protegerán. Pero sí crearán un muro de insensibilidad, soberbia y desafecto entre ti y lo que anhelas: intimidad, pasión y el cumplimiento de tus sueños.

10/9/08

La escuela de lo imperfecto

Foto del blog Reiki México.


"Los cuencos más apreciados para la ceremonia del té son de formas irregulares, y algunos tienen trazos dorados aquí y allá para tapar los pequeños golpes de la cerámica. Éstos, en lugar de disimular, acentúan los daños que el cuenco ha sufrido a lo largo de su paso por las manos de antiguos dueños. La asimetría y la irregularidad permite la posibilidad de crecimiento. La perfección ahoga la imaginación."

Donald Keene


Wabi-Sabi, un libro de Gottfried Kerstin, editorial Océano Ámbar.

8/9/08

Fragmentos de "Ser MUJER", de Anaïs Nin


(Gracias, Teresa, por el libro)

"Según la cultura norteamericana he pasado muchos años haciendo lo que se define como un trabajo egocéntrico, instrospectivo y subjetivo, un trabajo egoísta. Escribía un diario que me mantenía en contacto con mi ego más profundo, un diario que era un espejo donde se reflejaba mi desarrollo y los intervalos durante los cuales quedaba interrumpido este desarrollo, y que además me mantenía atenta al desarrollo de los que estaban a mi alrededor. Seguí dependiendo del terapeuta durante tantos años porque él me liberó del sentido de culpabilidad cultural y me proyectó hacia nuevos ciclos. Cada ciclo era un drama distinto. El primero fue la relación con el padre ausente, el segundo la relación con la madre de quien aprendí el concepto del sacrificio femenino, y el tercero la afirmación de mi propia voluntad creadora. Un último y sintetizador análisis realizado por una mujer me condujo finalmente a la armonía entre todas las partes de mí misma. Pero sólo cuando se publicaron los diarios y su utilidad para los demás quedó demostrada, me liberé totalmente del sentido de culpabilidad. Lo que confirmaba de nuevo el punto de vista del doctor Rank, es decir, que todo lo que nosotros logramos es en el fondo nuestro regalo a la sociedad y a la vida colectiva. El doctor Rank sospechaba, lo mismo que yo, que las actividades de grupo debilitan nuestra voluntad. Es posible que sean un consuelo para la soledad, pero no fomentan la voluntad creadora individual. Es necesario dejar esto bien sentado antes de participar en las actividades de grupo. Para el doctor Rank el logro supremo era esta voluntad creadora que podía resistir toda clase de lavado de cerebro. Así, muchas veces, en agrupaciones femeninas he visto a mujeres que solamente traían al grupo problemas personales, problemas neuróticos que deberían haber sido resueltos con la terapia porque el grupo no está preparado para solucionar estos problemas. No deberíamos traer a la colectividad un ego incompleto, afligido, caótico, confuso, enfermo o herido."

(...)


Hablando de D. H. Lawrence:


"Sus temas favoritos, semejantes a los de sus novelas, se reducen a una extrema sencillez. A veces su fidelidad al diálogo común es excepcional como ocurre en The Daughter-in-Law, donde suple un lenguaje coloquial taquigráfico por un dialecto hablado que para mí es casi ilegible. Nos deja ver un ambiente de pobreza. Le interesan las normas sencillas de la vida diaria que ayudan a contener los estallidos de la emoción. A estas normas les da un significado ritual que expresa estados íntimos del espíritu. Servir la comida, las descripciones de la comida, lavar, planchar, doblar sábanas, cocer pan en el horno, hacer camas, encender lámparas o velas; estas cosas son anclas y raíces para impedir las explosiones emocionales."


(...)


"En el taller de un diario.


El concepto erróneo de que la vida extrovertida es superior a la exploración del ego, y por tanto a su creación, fue desmentido por la desintegración de la personalidad, la dependencia de la terapia, la confusión y el caos que dominan nuestra cultura."


(...)


"El Taller del Diario se convierte en un santuario 'porque proporciona una situación protegida, a salvo de las presiones del mundo, en la cual un individuo puede volver a valorar con tranquilidad su relación con su vida'".


(...)


"Progoff subraya la necesidad de eliminar toda censura y todo juicio. Cree que son factores inhibidores demasiado utilizados por una cultura intolerante y perjudiciales para la creación espontánea del yo. (...) Existe una diferencia entre juicio y evaluación; la evaluación es creadora y el juicio no lo es."


(...)


"La atmósfera física que rodea el trabajo es también importante. Ante todo Progoff señala la importancia de la relajación, y finalmente del silencio y la paz necesarios para el viaje interior.


Siguiendo el modelo de Progoff se recrea todo aquello que nuestra memoria y nuestra conciencia han rechazado, revelando un cofre del tesoro de sueños, pensamientos, recuerdos y experiencias. Nuestra cultura extrovertida, al negar la necesidad de intimar con nosotros mismos, destruye la posibilidad de intimidad con los demás. Este valioso experimento que recrea a un ser humano, le pone inevitablemente en condiciones de percibir más en las vidas de los otros.


El uso excesivo de la terapia procede de nuestra incapacidad para poner orden y cohesión en nuestras propias vidas, para desarrollar un profundo conocimiento de nosotros mismos, y de no tener un lugar para comunicarnos con nuestros yoes desenmascarados. Esta comunión es vitalmente esencial. (...)


Habiendo aprendido a conversar con nosotros mismos, podemos entrar en una extensa gama de diálogos: Algunos diálogos podrían reanudar los que fueron interrumpidos por la muerte, una pelea o cualquier otra causa; otros diálogos podrían tener lugar con alguna persona de nuestra elección. 'Llevamos en nuestro interior huellas de relaciones con posibilidades irrealizables'. Conocemos un infinito número de diálogos con seres perdidos en la muerte, con otros perdidos por una separación, con figuras del saber, con todos aquellos que influyeron en nuestras vidas.


La falta de intimidad con uno mismo y, por consiguiente con los demás, es lo que creó la gente más solitaria y más alienada del mundo. Progoff demuestra fundamentalmente que 'el proceso del desarrollo de un ser humano, el proceso del cual resulta una persona íntegra, es esencialmente un proceso interior'."

5/9/08

Vuelta a un estado armonioso


Esta vez mil masajes y nada... perderse en la naturaleza virgen y nada...

Lo que lo consiguió fue visionar un DVD con una charla de Osho sobre los diez toros del zen. Aquí otra titulada: CON LA MEDITACION LA VIDA SERA PURA DICHA.

Tal como explican los DVDs en formato original, no se trata de lo que dice, sino de que lo hace abriendo un espacio en el oyente para el silencio. Transcribo:

"Esto dice Osho sobre la forma de escuchar sus conferencias:

'Mi motivación básica para hablar es dar a la gente a probar la meditación, por eso puedo continuar hablando eternamente, no importa lo que esté diciendo. Lo único que importa es darte la oportunidad de que conozcas el silencio, porque al principio, tú solo, lo encontrarás complicado.

Estos discursos son la base de tu meditación.

Te estoy haciendo consciente de los silencios sin esfuerzo alguno por tu parte. Estoy utilizando mi manera de hablar por primera vez como una estrategia para crear silencio en ti.

No hablo para enseñar nada, sino para provocar algo en ti. Esto no son conferencias, sólo son un recurso para que conozcas el silencio, porque si se te dice que te quedes en silencio, sin hacer ningún esfuerzo, te resultará muy complicado.

No tengo ninguna doctrina; mi hablar es simplemente un proceso de des-hipnosis. Sólo con escucharme, poco a poco, te liberarás de todos los programas que la sociedad te ha obligado a creer.

Estas preguntas y respuestas en realidad son sólo un juego para ayudar a liberarte de las palabras, de los pensamientos... Se trata del silencio. El silencio es la respuesta. El silencio es la última verdad. En el silencio nos encontramos con la Existencia.

Estos no son discursos o charlas corrientes. No estoy interesado en ninguna filosofía ni en ninguna ideología política. Estoy interesado directamente en tu transformación.'"







Página oficial de Osho: www.osho.com

Pueden leerse textos de Osho en: http://osho-maestro.blogspot.com/

29/8/08

Arte-terapia (II)


de Pat B. Allen, editorial Gaia


Capítulo veinticinco:


SABER ALGO


"A lo largo de unos veinte años, he aprendido algunas verdades sobre la creación de imágenes. Algunas son probablemente universales, y luego está el contenido, que es universal en sus líneas generales, pero está lleno de mis detalles personales. Lo que sé es esto:


La realidad es simultánea: Las imágenes revelan que somos seres holográficos, que vivimos múltiples historias. Frecuentemente nos quedamos atrapados en una visión de nuestra personalidad y perdemos la riqueza de nuestra multiplicidad. Con ello perdemos también flexibilidad, espontaneidad y creatividad. Manifestamos nuestros conflictos internos como bloqueos en nuestra vida exterior. En mi caso, el trabajo parece ser la principal escena en que se expresan mis conflictos.


El miedo distorsiona: El miedo distorsiona nuestra visión del mundo, así que las imágenes se manifiestan al principio en formas aterradoras. Veo la imagen como si la hubieran metido en el fondo de un armario oscuro. Cuando sale por primera vez, está arrugada y es rara. Esto no hace de ella una imagen mala o "enfermiza", sino simplemente extraña. Al dar una forma a la imagen y contemplarla como testigo, se comienza el proceso de deshacer las distorsiones.


La intención dota de facultades: Tener una clara intención de lo que queremos saber, incluso de una forma muy general, hace que sea más efectivo el proceso de creación de imágenes. Una intención puede expresarse con palabras, pero también necesita acción para manifestarse. La intención puede ser general, como "quiero saber el significado de esta imagen" o específica, como "quiero explorar mi relación con mi padre". Puede ser sencilla (la intención de experimentar con la pintura) o compleja (la intención de comprender los propios temores).


La atención transforma: Hacer la imagen y vivir con ella, sin otra intervención, sin valorarla, sin interpretarla, cataliza el cambio y el movimiento. Cuando la imagen no está arrinconada en un armario, la vida vuelve a fluir a través de ella. La atención honra a la imagen y comienza el proceso de reclamar lo que quiera que represente.


El discernimiento no equivale al cambio: El discernimiento puede ser preludio del cambio. Las imágenes pueden producir discernimiento o pueden ser totalmente misteriosas. El discernimiento, o "conocimiento" consciente - es decir, las ideas sobre lo que puede significar una cosa -, no es necesario para el cambio y no lo garantiza. Otra forma de decir esto mismo es que habitualmente transcurre mucho tiempo entre la percepción y la realización.


Las imágenes son pautas: Tendemos a repetir ciertas escenas de la vida. Todo el mundo tiene su propio repertorio de imágenes, a las que yo considero como el juego de cartas que le ha tocado a cada uno. Es con ellas con las que tenemos que trabajar. Luego las arreglamos según pautas que nos son familiares. Todos tenemos ciertos temores que superar, ciertos aspectos de nuestra personalidad que necesitamos alimentar para equilibrarnos y completarnos, ciertos mitos e historias que tenemos que vivir, ciertas verdades que ofrecer. El conocer nuestras cartas nos permite considerar nuevas disposiciones y nuevas pautas.


Las pautas son universales: Aparte del plano estrictamente personal, hay ciertas formas de imágenes que son compartidas por grupos, culturas e individuos que tienen experiencias similares. De modo que las imágenes proporcionan a las personas un medio de comunicarse entre sí en un plano profundo. Las imágenes del pesar tocarán una fibra sensible a casi cualquiera que haya llorado una pérdida, por ejemplo.


Las imágenes son predictorias: Las imágenes nos dicen lo que está ocurriendo en nuestra vida interior. La manifestación externa de lo que representa la imagen puede no resultar patente hasta mucho después de su aparición. De este modo, la imagen es como una señal en el camino, que nos indica la dirección que debemos seguir. Si somos capaces de leer la señal, tenemos más probabilidad de mantenernos en nuestro auténtico camino.


Las imágenes necesitan un testigo: En el fondo, el trabajo con imágenes consiste en dar testimonio de nuestras historias y de las historias de otros sin remozarlas ni darles la espalda. El testigo recibe y afirma la historia siempre cambiante y siempre en evolución. Cada uno de nosotros somos nuestro testigo primero, y necesitamos ser testigos unos de otros. Nuestra faceta de testigos constituye la conciencia clara y universal que subyace a nuestra manifestación física.


Cualquiera puede hacer esto: El proceso de creación de imágenes está al alcance de cualquiera que esté dispuesto a tomar un lápiz o un pincel o un puñado de arcilla. Los profesores, los terapeutas, los guías tanto interiores como exteriores, y los compañeros de viaje, pueden surgir en nuestro camino, pero la creación de imágenes es, en último término, un medio de conocimiento directo que no requiere intermediarios."

28/8/08

Arte-terapia (I)



de Pat B. Allen, editorial Gaia.

Fragmento del capítulo 2o:

EL CONOCIMIENTO DE LA PROYECCION


(La autora cuenta una relación entre ella - profesora - y una chica - alumna - que le crispaba los nervios de forma irracional).


"El incidente que acabo de describir es significativo porque se refiere a una relación desigual en la que, como profesora, yo tenía más poder. Luchar por comprender qué parte tenemos en esas relaciones es una responsabilidad de especial importancia. Los niños, los alumnos y los subordinados hacen salir aspectos de nosotros, los que hemos relegado, a los que Jung llamó la sombra. Las personas que se encuentran en una posición subordinada no siempre pueden discernir cuándo reaccionamos frente a ellas desde las luchas que tienen lugar en nuestro interior y que nosotros negamos. Por esta razón es primordial examinar lo que los terapeutas denominan "contratransferencia", es decir, los sentimientos inconscientes que determinan nuestro comportamiento en esas relaciones.


Las personas que provocan en nosotros fuertes reacciones son, frecuentemente, una fuente de imágenes de gran fuerza para nosotros. Esto es especialmente cierto cuando reaccionamos frente a ellas con una negatividad irrazonable, aunque también hay veces que hacemos ídolos de algunas personas que tienen rasgos positivos que somos incapaces de reconocer en nosotros mismos. La irritación o la idealización, como el grano de arena en la ostra, pueden producir la perla de la sabiduría. Más que tratar de dominar a las personas y de determinar el resultado que necesitas inconscientemente, piensa que estas personas son como maestros para ti. Piensa en una persona de tu entorno a la que hayas sobrevalorado sin razón o a la que hayas acosado injustamente. Si eres padre, hacer este ejercicio en relación con un hijo es muy útil. Si no, puedes hacerlo respecto de cualquier alumno o persona subordinada. Dedica unos momentos a reflexionar sobre las cualidades y el comportamiento de esa persona. Haz un dibujo. Puede ser muy sencillo. Exagera las características fastidiosas o maravillosas de esa persona: lo que buscas es llegar realmente al fondo de la cuestión. Considera la imagen por un momento como una autorretrato. ¿Qué reflejo de ti te devuelve esa persona? ¿Qué posee ella que, por la razón que sea, eres incapaz de tolerar conscientemente? ¿Qué puedes aprender de ello? ¿Qué surge como respuesta? ¿Aparecen recuerdos o sentimientos? ¿En qué se parece la situación con esa persona a algo que experimentaste en otros tiempos, cuando eras el miembro menos poderoso de una relación? Límitate a reparar en lo que surja. Llevar un diario puede ayudarte a seguir los hilos de los recuerdos.


Es posible que descubras que desaparecen la irritación o la idealización una vez que sitúas el conflicto en el reino de la imagen. Esto te libera para relacionarte con esa persona de una manera más sencilla y menos cargada. Y, lo que es más importante, te permite ver cuáles de tus propias cualidades requieren que les prestes atención.


En especial, los padres cargan un gran peso sobre sus hijos al transferir al niño inconscientemente aspectos de sí mismos que les resultan inaceptables. Esto es igualmente cierto si la transferencia es de un rasgo positivo: por ejemplo, el padre o la madre que idealiza la habilidad atlética o musical de un hijo y le exige que dedique una cantidad enorme de tiempo a perfeccionar na habilidad que el padre o madre nunca adquirió. Es evidente que esto es completamente distinto de un apoyo auténtico a los logros de un niño. Se produce un efecto deformador, ya que el logro no le parece auténtico al niño y el trabajo que le cuesta alcanzarlo es oneroso en vez de placentero. Son necesarios un discernimiento y un valor considerables para darse cuenta de que uno ha entrado en esta dinámica, pero la imagen te ayudará a conseguirlo.


Al ver la imagen como un autorretrato, tal vez reconozcas sueños no realizados que quizá estén todavía al alcance de tu mano en cierto modo. Si te dedicas a tratar de hacerlos realidad, tu hijo o tu alumno será más libre de convertirse en una persona auténtica y no en un auxiliar de tus necesidades.


Puedes realizar esta tarea cada vez que te encuentres luchando en una relación con un hijo, un cónyuge, amigo o compañero de trabajo en la que haya inherente un desequilibrio de poderes. La clarificación de la imagen separa lo que es materia personal de los auténticos desacuerdos y quita hierro a la naturaleza emocional de muchas peleas. Aunque nuestra intención es que cada uno aprenda más sobre sí mismo, una consecuencia habitual de ello es el aumento de la comprensión hacia los demás. Esta es otra tarea en la que el compartir la imagen debe hacerse con sumo cuidado, probablemente con alguien neutral y compasivo que no esté directamente implicado en el conflicto.

27/8/08

Lecturas del verano




Apartado "MUJERES Y HOMBRES"


En pro del hombre sensible.


(...) Un nuevo tipo de hombre que armonizaba con el nuevo tipo de mujer. En la Universidad se ayudaban mutuamente, se contestaban uno a otro sus poemas, se escribían cartas haciéndose confesiones y autoexaminándose, valoraban su relación y le dedicaban cuidados, tiempo y atención. A ninguno le gustaba la sensualidad impersonal. Los dos querían trabajar en algo que amaban.


Conocí muchas parejas que encajaban en esta descripción. Ninguno de los dos dominaba. Cada uno trabajaba en lo que sabía hacer mejor, compartían las tareas sin importunarse, sin necesidad de crear papeles ni establecer límites. Su rasgo característico era la amabilidad. No existía la noción del cabeza de familia. No había necesidad de afirmar cuál de los dos era el que suministraba los ingresos. Habían aprendido el arte sutil de la oscilación, que es muy humano. Ni la fuerza ni la debilidad son cualidades fijas. Todos nosotros tenemos nuestros días fuertes y nuestros días débiles. Ellos habían descubierto el ritmo, la flexibilidad, la relatividad. Cada uno tenía conocimientos e intuiciones especiales que aportar. La guerra de sexos no existe en estas parejas. No hay necesidad de redactar contratos sobre las reglas del matrimonio. La mayoría no sienten la necesidad de casarse. Algunos quieren tener hijos y otros no. Los dos están enterados de la función de los sueños - no como síntomas de neurosis sino como guías que indican el camino de nuestra naturaleza oculta -. Saben que cada uno de ellos está dotado de cualidades tanto masculinas como femeninas."


...Suena demasiado utópico, ¿existirá realmente eso? ¿Es deseable? ¿Estamos preparados? Misterio...

15/6/08

El origen de la mente

de "La esencia del zen", editorial Kairós.

"El bien y el mal se originan en nuestra propia mente. Pero ¿qué es tu mente sino tus acciones y tus pensamientos? ¿De dónde procede tu mente?
En el mismo momento en que descubras el origen de tu mente se desvanacerán también todas las dificultades ocasionadas por tus propias acciones.
Entonces se desplegarán ante ti, sin necesidad de buscarlas, todo tipo de posibilidades extraordinarias."

La tristeza tiene su propia belleza

de " Vida, amor y risa (I)", Osho, editorial Gulaab.

"No te identifiques con la tristeza. Transfórmate en su testigo y disfruta del momento de tristeza, porque la tristeza tiene su propia belleza. Nunca te has fijado en ello. Te identificas tanto, que nunca penetras en la belleza de un momento triste. Si te fijas, te sorprenderás de los tesoros que te has estado perdiendo. Fíjate: cuando eres feliz nunca eres tan profundo como cuando estás triste. La tristeza tiene profundidad; la felicidad tiene algo de superficial. Observa a la gente feliz.



(...)

Para mí, la vida es buena en su totalidad. Y cuando entiendes la vida en su totalidad, sólo entonces puedes celebrarla; de otro modo no. Celebración significa: cualquier cosa que suceda no importa, la celebraré. (...) Si trae infelicidad, bien, lo celebro. Si trae felicidad, bien, lo celebro. La celebración es mi actitud, independientemente de lo que la vida traiga.

(...)

Esta es una actitud que no depende de la situación. La situación no es importante. Celebra, ante cualquier suceso. Si estás triste, celebra por estar triste. Haz la prueba. Haz solamente la prueba y te sorprenderás; sucede. ¿Estás triste? Empieza a bailar, porque la tristeza es muy bella, ¡Silenciosa flor del ser! Baila, disfruta, y de pronto sentirás que la tristeza está desapareciendo; se crea una distancia. Poco a poco olvidarás la tristeza y estarás celebrando. Habrás transformado tu energía.



Esto es alquimia: transformar los metales comunes en el oro más puro. La tristeza, la ira, los celos; metales bajos que pueden ser transformados en oro porque están constituidos por los mismos elementos que el oro.

(...)

Cuando estés triste, celebra y le estarás dando una nueva composición a la tristeza. Le estás aportando algo que la transformará. Le estás aportando celebración. ¿Está enojado? Entrégate a una hermosa danza. Al principio el baile será agresivo, violento. Poco a poco, se hará más suave y más suave y más suave; entonces de pronto, te habrás olvidado del enojo. La energía habrá cambiado, se habrá convertido en danza.

Pero cuando estás enojado, no eres capaz de pensar en bailar. Cuando estás triste no eres capaz de pensar en cantar. ¿Por qué no hacer de tu tristeza una canción? Canta, toca tu flauta. Al principio las notas serán tristes, pero no hay nada malo en una nota triste. (...) Poco a poco, la nota triste se convierte en una nota alegre. (...) Es un cambio alquímico."

2/6/08

Simplifica tu vida


Así se titula el curioso librito de Elaine St. James. No es nuevo ni nada parecido, pero tengo el vicio de aligerar frecuentemente mi equipaje y este amable compañero que me acompaña desde 1996 ya ha cumplido conmigo, y yo con él. De aquí a la biblioteca a no ser que a algún/a cercano/a le interese.


Especialmente indicado para los más ocupados y/o estresados. 100 sencillos consejos para cambiar el ritmo de vida y mejorar su calidad. Simpático, ameno, sencillo. Útil en muchas cosas como, por ejemplo, cómo deshacerse del amontonamiento de cosas o simplificar nuestras relaciones, también enseñarnos a no hacer nada, a tomarnos nuestro "día" mensual o no contestar necesariamente al teléfono. Otros menos útiles en mi caso como hacerse uno mismo las magdalenas integrales o cultivar un huerto propio. Los hay para todos los gustos. Aquí la lista, que no sustituye a las simpáticas explicaciones del librito:


UNO: LA CASA


1. Reduzca el desorden en su vida.

2. Utilice el sistema de Dave para deshacerse de los trastos.

3. Limpie su casa con el máximo de eficacia.

4. Reduzca a la mitad el tiempo de hacer la compra.

5. Compre en grandes cantidades.

6. Plante un huerto.

7. Haga todos sus recados en un único sitio.

8. Reduzca su colada a la mitad.

9. No compre ropa que necesite limpieza en seco.

10. Deje los zapatos a la entrada.

11. Escoja alfombras con dibujos.

12. Use bandejas para la comida.

13. Mantenga las plantas en el exterior.

14. Deshágase del césped.

15. O, por lo menos, simplifique el mantenimiento del césped.

16. Los animales domésticos "simplificados".

17. El traslado simplificado.

18. El reciclaje simplificado.


DOS: SU ESTILO DE VIDA


19. Trasládese a una casa más pequeña.

20. Conduzca un coche sencillo.

21. Venda ese maldito barco.

22. Simplifique su vestuario.

23. Reduzca las salidas nocturnas.

24. Reconsidere las comidas con los amigos.

25. Apaque el televisor.

26. Ponga fin al correo comercial.

27. Cancele las suscripciones a revistas.

28. No compre el periódico.

29. Olvídese del sistema de llamada en espera.

30. No conteste al teléfono sólo porque esté sonando.

31. Y haga caso omiso del timbre de la puerta.

32. Deshágase del teléfono del coche.

33. Si no le gustan las fiestas, evítelas.

34. Deje de enviar felicitaciones de Navidad.

35. Los regalos simplificados.

36. Los viajes simplificados.

37. Tómese unas vacaciones en casa.


TRES: SUS FINANZAS


38. Salde sus deudas.

39. Viva con la mitad de lo que gana y ahorre la otra mitad.

40. Replantéese sus hábitos de compra.

41. Cambie su manera de hacer la compra.

42. Reduzca sus necesidades de bienes y servicios.

43. Mantenga una sola tarjeta de crédito.

44. Simplifique sus cuentas corrientes.

45. Utilice este sencillo sistema de registro de talones.

46. Consolide sus inversiones.

47. Pague la hipoteca.

48. Mejor un coche de segunda mano.

49. Enseñe a sus hijos responsabilidad fiscal.


CUATRO: EL TRABAJO


50. No sea un esclavo de su agenda.

51. Trabaje donde vive o viva donde trabaja.

52. Haga lo que realmente quiere hacer.

53. Convierta su afición en su trabajo.

54. Trabaje menos y disfrute más.

55. Ponga fin al trabajo no productivo.

56. Incluya a su familia en su vida profesional.


CINCO: LA SALUD


57. Simplifique sus hábitos culinarios.

58. Comparta siempre la comida del restaurante.

59. Haga un ayuno de zumos o fruta un día a la semana.

60. Elija beber agua.

61. Coma una magdalena de harina integral.

62. Prepare su propio almuerzo.

63. Prescinda de los aparatos de gimnasia y de su entrenador y salga a caminar.

64. Levántese una hora antes.

65. Acuéste a las nueve una noche a la semana.

66. Tírelo todo menos las aspirinas.

67. Cree sus propios rituales.

68. Aprenda a reír.

69. Aprenda yoga.

70. Aprenda a meditar.

71. Modere la marcha al límite establecido por la ley.


SEIS: SU VIDA PERSONAL


72. Relaciones más sanas.

73. Sea usted mismo.

74. Confíe en su intuición.

75. Si no es fácil, no lo haga.

76. No intente cambiar a la gente.

77. Pase un día al mes en soledad.

78. Enseñe a sus hijos la alegría de la soledad.

79. Haga un retiro una vez al año.

80. Escriba un diario.

81. Haga una sola cosa a la vez.

82. No haga nada.

83. Tómese tiempo para mirar la puesta del sol.

84. Sencillamente diga que no.

85. Si no puede decir no, dé largas.

86. Dése de baja en las organizaciones cuyas reuniones le aterran.

87. Aprenda a reinterpretar el pasado.

88. Cambie sus expectativas.

89. Repase su vida con regularidad para mantenerla sencilla.


SIETE: TEMAS ESPECIALES PARA MUJERES


90. Diez minutos para ponerse asombrosamente guapa.

91. Deshágase de los tacones altos.

92. Quítese las uñas de plástico y olvídese del pintauñas.

93. Deje de llevar un bolso del tamaño de la torre Eiffel.

94. Reduzca los accesorios.


OCHO: SIMPLICIDAD PURA Y DURA


95. Mejor alquilar que tener.

96. Deshágase de los coches.

97. Deshágase del teléfono.

98. Deje de hacer la cama.

99. Deshágase de todo lo innecesario.

100. Confecciónese un vestuario muy sencillo.

27/5/08

El laberinto sentimental

de José Antonio Marina, fragmentos:

"Sin darnos cuenta, cada vez que percibimos la comicidad de una situación estamos realizando una formidable labor de integración. Françoise Bariaud ha estudiado la génesis del humor en el niño, la manera como aprende a reírse de un chiste. En él capta una incongruencia, desde luego, pero no toda incongruencia le divierte. Percibe una novedad, pero algunas novedades le asustan. Sólo cuando lo incoherente, lo novedoso se dan en un ambiente de seguridad afectiva, en el que algunos indicios le advierten que no se está en plan serio, el niño se ríe. Y algo muy parecido hacemos los adultos (F. Bariaud: La genèse de l'humour chez l'enfant, PUF, París, 1983)."


"No creo forzar el análisis al decir que en la ira actúan los cuatro ingredientes del balance sentimental: la situación real y los deseos que son interrumpidos, por de pronto. Pero también las creencias. La influencia del aprendizaje, de los hábitos educativos y de las normas sociales así lo prueban. Por ello hay grupos y culturas más agresivos que otros. La última partida del balance hacía referencia a la idea que el sujeto tiene sobre sí mismo. También aquí el estudio de la agresividad nos proporciona una confirmación. Muchos sujetos mantienen su conducta agresiva porque encuentran en ella una fuente de orgullo personal. En las culturas agresivas que prestigian las proezas bélicas, los individuos están orgullosos de sus estallidos de violencia. Nuestra cultura también valora modelos agresivos, porque confunde la capacidad para enfrentarse a un obstáculo con el deseo de destruirlo."


Imagen tomada de: http://letrasprofundas.blogspot.com/

Hablando del amor:

"La importancia que tiene esta intensificación del interés da origen a muchos espejismos amorosos, porque el sentirse interesado en algo es una tensión que libera del tedio, un premio al que casi todo el mundo responde alborozado. Pero de esto hablaré más adelante. Estamos dispuestos a entregar nuestro corazón a cualquier situación o persona que intensifique nuestra vida.
¿En qué consiste esta intensificación? Es una buena y complicada pregunta. La vida intensa supone un abrillantamiento de las cosas, la aparición de valores claros, bien definidos, absorbentes en todas las situaciones. Y también una euforia, el vuelo del tiempo, la ligereza, el olvido de los pequeños disgustos y baches de lo cotidiano. La intensidad no tiene por qué ser agradable: en unas encuestas realizadas después de la Segunda Guerra Mundial, los encuestados reconocían que los timepos de la guerra habían tenido una intensidad que, una vez pasada, despertaba en ellos una cierta melancolía.

La llamada de la aventura es la promesa de una intensificación de la vida. También la intensifica la ruleta rusa, el asalto a bancos, el juego de la bolsa y muchas cosas más. El amor procura una experiencia intensa, pero no toda experiencia intensa es amor."

"Como dijo Aristóteles, amar es querer el bien para alguien (Ret. 1380b). Éste es el último criterio del amor, que es distinto a los demás. Los otros, de una manera o de otra, beneficiaban al sujeto, mientras que ahora es el objeto amoroso el beneficiado. Hay, pues, dos direcciones distintas en el amor, una que comienza en la necesidad del sujeto, que hace aparecer el objeto amado como valioso; y otra en que el objeto valioso se destaca con una gran autonomía, que aparece, sin embargo, solo en el sentimiento. Es, por lo tanto, un sentimiento que concede la gran libertad."

"Cada uno de los niveles amorosos que he señalado - el deseo, el dolor de la ausencia, el gozo en la posesión, la afirmación de la existencia ajena y la necesidad de su felicidad - pueden llamarse, sin duda, amor, sabiendo que sólo el nivel último, que integra a los demás, alcanza la totalidad de la experiencia. Se trata de una experiencia integradora y por ello muy compleja.

Cuando la persona amada alcanza esa autonomía asombrosa, aparece otra característica del amor que Sartre también contó, aunque de manera sesgada. Quien emerge de ese sentimiento es un ser dotado de una cualidad muy especial. El sujeto quiere ser querido por esa persona. Pero solamente después de alcanzar, en el propio sentimiento, su autonomía. El sujeto quiere ser amado precisamente por esa persona libre, independiente, valiosa en sí. Surge así un carácter contradictorio del sentimiento: amar, entre otras cosas, significa querer ser amado. Si hacemos una sustitución en la frase - parecida a las que se hacen en matemáticas - aparece un fenómeno muy curioso. Atienda el lector para no perderse en el trabalenguas.

Hemos quedado que amar = querer ser amado. Si sustituimos esta palabra, resulta que amar = querer que el otro quiera ser amado por mí. Si todavía realizamos otra sustitución, tenemos que amar = querer que el otro quiera que yo quiera que el otro me ame. Así podemos llegar a un círculo interminable de solicitaciones de amor. El sentimiento se introduce en un juego interminable de espejos paralelos, que Sartre consideraba como prueba de imposibilidad, pero que también puede interpretarse como prueba de perduración."

11/5/08

Antes de tomar una decisión en su vida hágase estas preguntas


Libro de Debbie Ford, editorial Urano.


Ameno, ligero, sencillo y profundo. Contiene preguntas clave a plantearse ante una decisión, aparte de la siguiente lista de items a practicar para "avivar nuestra llama, el poderío, la fuerza de vida interna", seguida por otra lista de items a evitar no sea que lo sofoquemos.


DECISIONES QUE HARÁN RUGIR TU FUEGO:

· Sentir empatía hacia los demás

· Dedicarte un tiempo a ti mismo

· Pasar tiempo con las personas que amas

· Reconocer que has hecho algo bien

· Descansar

· Divertirte

· Jugar

· Hacer ejercicio

· Comer bien

· Gastar el dinero con sabiduría

· Planificar el futuro

· Estar con personas que te inspiran

· Dedicar tiempo a cultivarte

· Hacer lo que mejor vaya para tus intereses y los de tu comunidad

· Apreciarte

· Ser sincero contigo mismo y con los demás

· Cumplir tu palabra

· No retrasarte en el pago de tus facturas

· Ser compasivo

· Tener una relación estrecha con las personas que amas

· Hacer el amor

· Hacer obras de caridad

· Decir a los demás cuánto te importan

· Hacer lo que te gusta

· Perseguir tus sueños

· Tomar decisiones que guarden relación con tu meta

· Bailar

· Perdonar

· Responsabilizarte

· Buscar lo bueno

· Hacer bien tu trabajo

· Estar con tus hijos

· Cuidar de tu pareja

· Escuchar a los demás desde el corazón

· Recibir el amor de los demás

· Enaltecer a quienes te rodean

· Permitir que los demás te ayuden

· Crear un sistema de apoyo que tenga fuerza

· Decir tu verdad

· Decir no

DECISIONES QUE APAGAN TU LUZ:

· Estar con personas que te critican y que no pueden ver tu magnificencia.

· El “debería”

· El “tengo que”

· Supuestas obligaciones

· Intentar ser agradable

· Intentar conseguir la aprobación de los demás

· Evitar la comunicación

· Mentirte

· Cotillear

· Llegar tarde

· No preocuparte por los sentimientos de los demás

· Compararte con los demás

· Juzgarte

· Juzgar a los demás

· No dedicar tiempo para disfrutar de lo que tienes

· Buscar que sean los demás los que te aporten la felicidad

· Vivir con miedo

· Negarte el éxito

· Pensar que los demás son mejores que tú

· Derrochar tu poder

· Desatender tus más profundos anhelos

· Derrochar el dinero

· Comer en exceso

· Excederse en las cosas

· Malgastar el tiempo

· No aceptar los cumplidos

· Intentar ser otra persona

· No establecer unas barreras potentes

· No tener suficiente tiempo para estar solo

· Negar el amor de tu familia

· Negar tu propio reconocimiento

· Agotarte

· Desoír tu voz interior

8/5/08

Blog "Apuntes de Psicología"


Inauguro hoy otro blog, Apuntes de Psicología, donde iré colocando esos retazos que de aquí y allá me han ido llegando y sigo buscando. Cosas de cuando empecé la carrera aquella... de cursos sobre estos temas, libros.

Empiezo con una entrada ya publicada aquí y ya irá creciendo a su propio ritmo. Casi es una libreta de apuntes particular. Una que le ha cogido gusto a esto de los blogs. Además, así Silvia... ¿dormías? no está tan "ensaladilla" y cada cosa va a su lugar.

7/5/08

La inteligencia que comprende y la inteligencia que inventa



"Hay inteligencias pasivas e inteligencias activas. Inteligencias receptivas e inteligencias productivas. Leer es una actividad receptiva. Asimilo lo que leo. Disfruto con lo que leo. Ambas cosas son maravillosas, y así lo expusimos en La magia de leer, pero son tan sólo el trampolín que nos permite dar el salto expresivo. Leemos para crear.

Los teólogos medievales seguidores de Aristóteles distinguían entre un "entendimiento paciente", que recibía la información de fuera, y un "entendimiento agente" que producía el verbum mentis, la palabra mental. Y consideraban que éste era el acto principal de la inteligencia: proferir. "En el principio fue la Palabra", dice San Juan. La palabra proferida, claro está. Por eso debemos prolongar el interés por la lectura con el interés por la elocución, por la escritura. Esto formaría parte de un enfoque pedagógico más general, centrado en el elogio de la actividad creadora. La pasividad, la pereza, la inarticulación de la experiencia, nos parece un fracaso de la inteligencia. En la vida real tenemos que tomar decisiones, relacionarnos, participar en política, resolver problemas, buscar un trabajo, formar una familia, educar a unos hijos, hacer ciencia o arte o inventar aparatos o crear una empresa, y todo esto son actividades expresivas, a su manera. También, por supuesto, tendremos que contemplar la belleza de la realidad, pero la contemplación no es un acto pasivo - como lo es ver la televisión - sino el acto que permite, gracias a la luz que proyectamos, que emerja clara la belleza de las cosas."

6/5/08

Nuevo blog de BAILES DE SALÓN

¡Os presento mi nuevo blog de Bailes de Salón!



Ha sido un placer realizar este proyecto, tanto como bailar que no es poco. Animo a todos a probar, y si no, al menos, a leer. Cualquiera de los videos incluídos en "Bailes de Salón" puede alegraros el día más gris.

Os dejo aquí la introducción del nuevo sitio, para facilitar el asunto a los más cómodos:

"Este blog nace de la pasión de una aficionada al baile deportivo. Intento plasmar cierta información básica y hacer referencia a todos los sitios que me parecen interesantes y que contienen tanto teoría como videos de muestra, fotos, competiciones, lugares donde adquirir material, páginas oficiales de las federaciones, páginas oficiales de bailarines destacados...

En los enlaces se alternan las explicaciones en castellano y en inglés, idioma en el que es posible encontrar abundante información sobre el tema, cosa que en nuestra lengua lamentablemente no sucede.

Las clasificaciones de las figuras varían de una federación a otra, y también a lo largo del tiempo, lo que puede dar lugar a cierta inexactitud. Es un sitio abierto a futuras actualizaciones, por supuesto. También se aceptan sugerencias en los apartados susceptibles de ser comentados: "En construcción" que, por ser un sitio en continuo crecimiento, ha pasado de entrada temporal a definitiva y "Los 10 bailes", índice rápido de acceso a cada uno de ellos.

Encontrarás información imprescindible en "Abreviaturas y nociones básicas".Contemplo el estilo internacional por ser este el que practico, no el americano, aunque en los enlaces sí figuran páginas que versan sobre ambos estilos o incluso sólo sobre el americano. La idea es que cada uno pueda encontrar lo que quiere o conocer, por qué no, algo nuevo."



Muchos besitos de silvia danzante.

2/5/08

Chocolate sí, chocolate no.


Decididamente, chocolate sí. Eso sí, para que en lugar de convertirse en un peligro para la línea sea un complemento enriquecedor en nuestra dieta mejor sin leche y con alto porcentaje de cacao. Si encima es sin azúcar o con poco, y lo que tomamos es una pastilla o dos al día, ¡fenómeno! Con una dieta de abundante verduras de hoja verde (excelentes fuentes de antioxidantes y minerales como el calcio, el magnesio y el potasio), más pescado que carne roja, cereales integrales, legumbres (la soja contiene isoflavonas, que aparte de reducir el colesterol son unos potentes antioxidantes que pueden fortalecer los huesos y proteger contra el cáncer), yogur; aparte de vigilar la ingesta de alimentos con alto IG (índice de glucosa) como los dulces, la repostería, pan, galletas y cereales de desayuno. Alimentos con bajo IG serían entre otros: pasta, pan de cereales, legumbres, cacahuetes, manzanas y peras crudas.

En el libro "El poder curativo del chocolate", de Ediciones Obelisco nos lo explican detalladamente sus autores John y Suzy Ashton (ver crítica). Analizan uno a uno sus componentes, tales como la feniletilamina (endorfina que segrega nuestro cerebro al enamorarnos), cafeína en baja cantidad, teobromina, ácido valérico (relajante, tranquilizante, bueno para el estrés), abundantes minerales (hierro abundante, potasio - pobre en sodio, rico en potasio -, fósforo, zinc, cobre, manganeso, cromo - necesario para un correcto metabolismo de la glucosa -, calcio, magnesio), antioxidantes: flavonoides de tipo polifenólicos (similares a los presentes en el vino tinto - un vaso de vino tinto al día protege frente a los efectos de una dieta rica en grasas saturadas - o té verde - entre la población de China y Japón que bebe grandes cantidades de té verde los índices de cáncer son mucho menores que en otras poblaciones -).

Ojo al elegir nuestra tableta. Algunos fabricantes europeos añaden grasas vegetales hidrogenizadas a la manteca de cacao, así que si en la lista de ingredientes del envoltorio leemos aceites vegetales, mejor dejarlo en el estante.

21/4/08

En estado de buena esperanza


Gestando un blog sobre bailes de salón en su versión de baile deportivo o de competición. Cuando lo tenga al menos de "7 meses" lo anunciaré por aquí, ahora no está ni todo el esqueleto, es un "feto" muy reciente aún.

5/4/08

Secuestro amigdalar




La amígdala es un centro de control emocional situado en nuestro cerebro que se encarga de disparar una serie de procesos autómaticos cuando percibimos un estímulo que nos informa de una situación de peligro.


Aproximadamente el 70% de los estímulos nos llegan a través de los ojos, le sigue el oído y luego el resto de sentidos. Normalmente esta información la recibe la región occipital que la envía a la corteza cerebral. En la corteza o córtex es donde se procesa la información y se toman las decisiones oportunas en cuanto a cómo actuar, actuar o no,... Pero si recibimos un estímulo considerado amenazante, la información es interceptada por la amígdala, con lo cual reaccionaremos involuntariamente y antes de poder pensarlo. Se dispara un protocolo de "defensa" ante esta amenaza. Segregamos mucha adrenalina, la respiración se altera, hiperventilamos, el latido cardiaco se acelera, contraemos el estómago, el hígado segrega más glucosa para poder tensar los músculos rápidamente por si hay que atacar o huir, el páncreas segregará más insulina para contrarrestar esta glucosa y volver a relajar. Reaccionamos instintivamente, es uno de los recursos de que está dotada la especie animal ante, por ejemplo, el ataque de un depredador. Es tremendamente útil en situaciones de peligro inminente, cuando no hay tiempo para pararse a pensar y tenemos que evitar, por ejemplo, un accidente. El ejemplo más utilizado: evitar un posible atropello.



El problema es que a veces recibimos mucha otra información como peligrosa para nuestra supervivencia y comenzamos el mismo proceso, sin que sea necesario, en situaciones que no comportan peligro real, por ejemplo en interacciones sociales. La educación emocional contempla este aspecto, con el fin de reeducar y que podamos dar una respuesta adecuada a cada estímulo. El proceso descrito anteriormente obliga a muchos órganos vitales a trabajar a marchas forzadas, si esto ocurre con demasiada frecuencia, se produce un desgaste. Aparte el malestar que comporta para la persona estar sometida frecuentemente a estos "sustos" y estados nerviosos. Puede suceder por problemas fisiológicos, donde la amígdala esté funcionando de forma anómala. Por mi cuenta, inserto un par de ideas más: también en épocas de estrés estamos más predispuestos a episodios de este tipo, y lo mismo para personas que tienden a percibir situaciones del entorno como amenazantes por un aprendizaje erróneo anterior. Aprender a relativizar, a relajarnos y cambiar ciertos clichés mentales, aparte de habituarse a situaciones en principio normales que se han estado viviendo con tensión es un buen programa para "dejar la amígdala en paz y que ella nos deje a nosotros". Se trata de aprender a enlentecer la respuesta para poder pensar antes de que se dispare todo este proceso.

Un par de enlaces más:

1/4/08

Tres pequeñas piedras. De la formación geológica de los recuerdos


Ella se agacha a recoger una pequeña piedra en una excursión a Pompeya. No pregunta lo que es. Así puede permanecer ilusionada. Quizá sea un trozo de mosaico, quizá unos fragmentos de lava se incrustaron en otro tipo de roca durante la erupción… Le gusta sentir en su mano algo que la conecta con aquellas personas de tiempos lejanos.


El teleférico asciende hacia el Teide. Los pasajeros se sobresaltan a cada poste, con su característica caída tras pasar la rueda de la polea. Llegan hasta el enorme estofado con guisantes. Ellos son los guisantes, que deciden llevarse un poco de estofado volcánico en forma de pequeña piedra prohibida.


Comen alcachofas con almejas. Él muerde algo duro y redondeado. Parece una perla en pleno proceso de formación. Juegan con el objeto sobre la mesa zaragozana. Puede que sólo sea una pequeña piedra, pero quieren seguir imaginando que un día entró un elemento ajeno en la almeja viva y que tienen ante sus ojos una joya.


(Texto coescrito y publicado conjuntamente por Sara Ruiz y Antonio Tausiet)