18/7/12

Vamos a contar mentiras tra la rá





Interesante The Work, de Byron Katie. Parece tan simple pero puede ser tan profunda esa indagación... si se hace con honestidad, si llega dentro. (En su web podréis encontrar la información y descargar el material mínimo necesario).

Así que... en realidad esa persona que creo que debería estar haciendo... y comportándose conmigo... ¿es eso verdad? ...Sí, por supuesto, mira cómo estoy, mira la situación, debería... cómo es posible que...

¿Tienes la certeza de que eso es verdad?
Uhmmm?

¿Lo hace?
No.

Luego la realidad es que no lo hace, ¿no?
Eso es...

Cuando me peleo con la realidad siempre pierdo. Como dice Eckhart Tholle, lo que es, es... pelearse con la realidad es de locos.

Así que lo cierto es que esa persona no debería hacer esto o lo otro, porque lo cierto es que no lo está haciendo.

Las inversiones.

Esta persona no debería comportarse conmigo de esta otra manera.
Yo debería comportarme de esta otra manera con esa persona.
Yo debería comportarme de esta otra manera conmigo misma...

No quiero que esto vuelva a ocurrir.
Quiero que esto vuelva a ocurrir.
Estoy deseosa de que esto vuelva a ocurrir...

Y al final la situación se transforma en una maestra que nos lleva a nuestro interior, a la mentira que nos contamos, al sufrimiento. Y cuando hartos de sufrir despertamos... creo que no va a importar mucho lo que en realidad esté haciendo el otro, lo que esté ocurriendo fuera... Y eso representa la liberación. Y al final te alegras porque cada vez que aparece el malestar, el conflicto, el pensamiento distorsionado... hay una nueva oportunidad de desmontarlo, de escarbar algo más en ti, de encontrar ese lugar de paz, de realidad. Y lo demás puede seguir girando a su antojo, que yo permanezco observando desde mi centro.

Y libre, elijo. Pongo mis límites obviamente, no hacen falta 20 tropezones para aprender ;)
Y es tan diferente definirse desde mi centro, elegir en paz... no hay culpabilización, ira, resentimiento o venganza. Sólo informo.

Y sigo eligiendo.

Y elijo paz. Y elijo aceptar la realidad. Y elijo un gran SÍ a la vida.

2/7/12

Elegir

El mismo pensamiento de nuevo... varios días de sentimientos encontrados... emociones alteradas y ¡al fin! Cuando se ha convertido en algo obsesivo y me lleva al cansancio... puedo elegir SOLTARLO.

Y entonces descanso... entonces me libero.

Y fue tan simple como una sencilla elección, sólo hubo que esperar al momento. A veces me resulta imposible parar la tormenta interna, pero siempre vienen estos regalos, una y otra vez, momentos donde simplemente no ocurre nada... y entonces puedo elegir de nuevo.

Y elijo SOLTAR.

Y observar el flujo de acontecimientos. Dejo de planear, dejo de querer manejar, dejo de jugar a la política... simplemente vivo lo que me llega.

Lo que tiene que volver vuelve, lo que tiene que partir se va... y sólo es auténtico si has respetado su propia elección.

Y si al fin sueltas... los acontecimientos te sorprenden... aparece algo nuevo, un LO OTRO.
Y este nuevo movimiento no es cansado, no supone esfuerzo, tú observas, actúas, representas tu papel, vives, sientes... y vuelves a soltar.

Y si estás perdiendo tu paz es que te estás implicando. Entonces hay que volver a la respiración.

Buscas ansiosamente eso que ansías tanto, que valoras tanto... pero no va dentro de ese paquete, te rodea todo el tiempo tomando todo tipo de formas.

Y.