2/12/10

¿Por qué lo llamamos amor


cuando queremos decir miedo?




El amor engrandece, no juzga, ve con lucidez, fluye, da vida...

Su opuesto no es el odio, sino el miedo. Donde hay miedo hay ausencia de amor.

El miedo trae celos, ira, desconfianza, sentimiento de amenaza, preocupación por la pérdida, creencia de posesividad de una persona (cosificándola), desorden, caos, error, acciones precipitadas, desatinos, dolor de cabeza y de estómago, lucha contracorriente, falta de visión, obcecación, obsesión, persecución, exagerada introversión, fiscalización...

¿Por qué cuando sentimos y manifestamos todos estos "horrores" aún creemos que estamos queriendo a alguien, que estamos defendiendo un supuesto amor?

Estamos aterrados, cagados de miedo, enajenados, locos y estamos siendo muy muy pequeñitos, denigrando nuestra persona y empequeñeciendo a quien se deje contagiar.

No insultemos un sentimiento tan bello, no nos insultemos a nosotros mismos.
No nos tengamos en tan poca cosa.

Abrámonos a algo más grande, con vida propia, que no sigue las leyes mentales, el amor es así, y no pertenece a nadie. Si lo permites te habita; si insistes en torturarte, no permites que asome. El consuelo es que siempre está dentro de ti, esperando que lo sientas fluir por tus venas y recuerdes quién eres. Esperando que dejes de mirar el punto fijo enfrente para cerrar los ojos y relajarse por un momento, mirar hacia dentro... entonces te engaña, te pilla despistado y corre como agua cantarina por todo tu cuerpo, tratando de inundar de sensaciones tu mente antes de que la Jefatura de la Fiscalía Mental se haga cargo de nuevo y vuelva la rigidez corporal, y el sentimiento de júbilo, dicha, enamoramiento por la vida por puro derecho de haber nacido y ser... vuelve a estancarse, colapsarse, caer gota a gota hasta... en el peor de los casos... secarse.

Atrevámonos a ser las personas que realmente somos.

4 comentarios:

Manel dijo...

Me va como anillo al dedo.

Un beso linda.

Silvia dijo...

¿Y a quién no, Manel, y a quién no?
Más besitos, guapo :)

Mar Cantón dijo...

Quizás es que en el corazón también hay un departamento de "Asuntos Internos", como en las pelis, dispuesto a meter siempre las narices donde no les llaman y a joder la marrana (con perdón)...

La barrera entre lo uno y lo otro es tan sutil y fácil de traspasar que como decís "¿y quién no?"... Cuando se ama de verdad y se es amado hay un pequeño truco que no suele fallar (al menos tras años de experiencia): sentarse, no pensar, contar hasta 100 y valorar todo lo bueno que ese amor nos hace sentir... Normalmente así el miedo sesfuma...

... A no ser que de verdad testén metiendo el dedo en el ojo...

Mil abrazos purpurinos y de colores en esta infernal mañana de gélido frío perita...

Silvia dijo...

Si sólo hubiera un departamento... demasiado poco concreto el corazón para convivir con tanta norma y creación humana. ¿Cómo combinar lo tangible con lo intangible, el abecedario con la paleta de colores de infinitos tonos diferentes entre color y color?

Ay, rollito de salmón... qué complicado todo hoy a esta hora ;)

Y ya que me he desahogado ejem ejem... pues como iba diciendo... todo depende del grado de evolución y desarrollo personal del individuo porque bla bla bla...

Ahora que ya hice las oposiciones "laborales" tocan estas otras oposiciones... me he propuesto descubrir este infinito misterio y conquistarlo (entiéndase como algo inconcreto, claro, no hablo de nadie, aunque cuando apruebe se concrete en alguien).

Estos días recuerdo a Paul Salomon, al ¿derecho? de exclusividad sobre las personas, a la moral prefabricada por la sociedad que nos ha tocado, a las distintas definiciones de amor, y siento... siento cosas.

En cuanto a meter el dedo en el jojo... amos que le sacudo con tol jojo ;)

Pues eso, cuando nos meten el dedo en el jojo... una sana distancia y a seguir purulando por ahí, que ya lo dice mi padre: La Tierra es un planeta muy bonito lleno de idiotas... alguno habrá menos idiota digo yo jajaja. Creo que la frase no es suya ;)

Mira que mal me levanto yo de la semi-siesta, bellezandalusí.

Besaaaaaazoooooosssss!!