19/12/10

Jajajajajajaja

Fuente: Periódico "La Provincia - Diario de Las Palmas", Domingo 19 de diciembre de 2010.

La última minoria

Formo parte de la última minoría, del único grupo que todavía no merece ninguna consideración por parte de nadie. Todas las opciones sexuales ya se han ganado un respeto. Todas las opciones políticas. Todas las religiosas. Si defiendo comer únicamente vegetales caídos de la planta porque opino que el hombre no tiene derecho a arrancarles sus frutos a los árboles, el Estado se preocupará de ofrecer a mis hijos esa clase de alimentación en las escuelas públicas. Si opino que los extraterrestres construyeron las pirámides de Egipto y sometieron a los faraones a operaciones de microneurocirugía, más les vale a los medios de comunicación no reírse de mis creencias. Si considero que comer con la boca es una convención social que perpetúa las estructuras opresivas del Estado y reclamo mi opción a introducirme el alimento por las fosas nasales como apuesta alternativa contra lo establecido, encontraré defensores entusiastas que se ganarán los aplausos del público con su verbo encendido. Pero si no me gusta la Navidad, si no soporto tal inundación de las cursilerías y las horteradas más revenidas, si ver al reno Rudolph y cortárseme la digestión es todo uno, entonces ya me pueden ir dando mucho durante estos días, pues nunca se ha visto bajo el sol que a nadie se le haya ocurrido la posibilidad de que exista alguien como yo. Por ejemplo, yo. Y voy a buscar durante los próximos siete días un programa de televisión, uno, donde los navideñoescépticos no seamos tratados como las patatas con la forma de la cara de Richard Nixon, las bacterias que respiran arsénico o los huevos de dos yemas. Voy a buscar entre Qué bello es vivir, maratones nada atléticos, especiales nevados de todas las series, ñoñerías de escaleta basura en los informativos y spots publicitarios obsesionados con la dimensión olorosa del amor. Dentro de siete días les cuento si la gente como yo existimos esta semana. Qué carajo, se lo cuento ya: no existimos. Hasta el año que viene no volveremos a ser parte de la sociedad de la que somos parte.

Antonio Rico.


5 comentarios:

Gloria dijo...

Creo que el rechazo a la Navidad va en proporción a la edad que se tiene. Mientras más mayor eres, menos te gusta.

Igual hasta tiene que ver algo con la pérdida de la ilusión, ¡vete a saber!

Lo que si es cierto es que mientras más años tenemos a nuestras espaldas, más melancolía y añoranzas vamos a cumulando.

De cualquier manera: Felices Fiestas, Silvia!!

Silvia dijo...

Hola, Gloria, gracias por visitar y comentar :)
Creo que no hay reglas fijas, pero sí que supongo que de niños vivimos la ilusión (sobre todo de la parte no real: Reyes Magos, Papa Noeles, etc) y no vivimos las colas, los atascos, el apretón económico, etc. Así que tiene cierta lógica pensar que de adultos la visión varía bastante.

Personalmente intento no sumergirme en la vorágine del tema, mi familia ayuda bastante en ese sentido, no existen los compromisos obligatorios y lo adaptamos bastante todo a como somos nosotros, es una suerte. Así que rechazo como tal no siento, pero hay fechas concretas que, yendo contracorriente, pueden resultar bastante raras, y sentirse uno como dice el artículo.

Otra parte de mí se contagia del espíritu de estos días, ya conoces mi graaaan faceta flowerpower viva el amor jajaja. Desde ahí un fuerte abrazo y felicidades también para ti!!

Sara.,

Mar Cantón dijo...

Desde luego es genial...

...no existimos (muchos), porque... "Si no puedes con tu enemigo..."... Ya sabes... Al final todos (o casi todos) acabamos rindiéndonos al irresistible encanto de los "spots publicitarios obsesionados con la dimensión olorosa del amor"----> es que esto mancantao... Pero llamémosle por su pombre: costumbre.

Llevo años preguntándome por qué acabo cayendo siempre...

En mi caso en particular, supongo que es porque aun siendo una absoluta escéptica de la navidá (por millones de motivos que considero humildemente evidentes), todavía me "emociona sensiblemente" el hecho de que millones de seres humanos puedan ponerse de acuerdo a la vez para algo... Aunque sea para hacer una gilipollez...

Besazo perita bella!!!!!
(ya decía yo que andabas mu perdía, jajajajajajajaja)...

Mar Cantón dijo...

(Por cierto, yo le he llamado siempre "subconsciente hortera" pero lo de la "faceta flowerpower" mencanta!!!!!!, jajajajajja)

Silvia dijo...

Holaaaaa rollito de salmón!!
Pues sí, toi condía jajaja. Me invade una apatía paralizante que pa qué, sin embargo la semana de Reyes salgo, río, festejo y me reúno... costó, costó pero pude forjar la costumbre y ya no falto. A ver si puedo forjar algún otro par para estas otras dos festividades anteriores y así no sentirme tan bicho raro jajajaja.

Oye!! ¿Cómo que subconsciente hortera? A meterse con mi ropa señorita, pero con las partes desconocidas de mi mente... eso nunca, jajajaja.

Mejor flowerpower que comeflores ;)

Salgo de mi cueva diecem.... esto enerera para darte un super-abrazo y besos de año nuevo, me vuelvo al albornoz... hasta la víspera de Reyes mira si queda vagueo por delante y libros que leer jeje

Abrazos purpuríneos,
Sara.,