29/3/09

El blog más fresco, humorístico, espontáneo, real y majo


El blog de "La mujer tirita" en el que abundan párrafos como éste:


"¿Vamos realmente a poner una queja porque "El cerebro" sea de género masculino? a partir de ahora tendremos que decir a nuestros amigos entre chascarrillos "no tienes masa craneo encefálica, ser humano" en vez de "eres imbécil, chaval"."


Tal cual lo pienso, tal cual lo digo... pero plagado de adjetivamentos chisposos, reflexionismos burbujeantes incluso cuando se declara estar somnolente y divertimentos que, en el fondo, me parecen bastante sabios. ¡Me encanta!


Lo recomiendo de todas todas.


9 comentarios:

wendyqueridaluzdemivida dijo...

¡¡Gracias guapa!!
Qué sorpresa más agradable después de la glaciación que hemos sufrido este fin de semana...

Besos

Silvia dijo...

Me alegra que te guste ;)

Un abrazo.,

Microalgo dijo...

Me adhiero a las tesis de este post. Y me declaro abnegado y abyecto admirador de la Dama Tirita.

Besotes.

Microalgo dijo...

Y el link a lo de Les Luthiers..

...grande.

Silvia dijo...

Microalgo: Te he dejado saludos por tu casa, que es la mar de simpática, ya volveré ;)

Germán dijo...

¿de todas todas? pero bueno, qué lenguaje tan sexista!! ;P

Silvia dijo...

y para todos todos jajaja ;)

mochuELIn dijo...

Y llevas razón!! con la Tiri es que no se 'pué' parar de reir. Y por si fuera poco se nos echa a la Galleta como compañera osezna, jijiji. Como ente humano indeterminado he de decirte que también me gusta tu blog, me he identificado como ente humano para no sexualizar mi lenguaje, que ya sabes que no podemos cometer el nefasto error de ser personas racionales y hablar como nos han enseñado!! ahora lo modelno es la indeterminación de género, toma yas!

;P

Silvia dijo...

Jajajaja, pues he estado "perdiendo mi valioso tiempo contigo" (entiéndaseme) ;) y no tienes nada que envidiar, eh? jajaja.

Con ser personas y encima pretender ser racionales ya estamos nefasteando bastante, menos mal que existe el chocolate ¡o las pantuflas! A gusto del perpetrador.

Mis saludos (genuflexión de codo) y encantada, oiga.