17/9/08

Poema de María Camino



AMOR DE PRIMAVERA Y DE INVIERNO



Amé hace mucho tiempo en primavera

cuando el amor para mí significaba

ser la dueña de la persona amada.

Que mi amor le bastara y le sobrara

para vivir feliz y enamorado.

Que su persona fuera totalmente mía,

hasta de su respirar quise ser el aire,

sólo junto a mí, el verdadero amor gozara.

Viví mucho tiempo esta pasión intensa

que me quemó la sangre y me gastó los huesos.

Pasé la primavera, y me llegó el invierno

trayéndome un mensaje de esperanza:

lo mejor de nuestro gran amor

aún no lo habíamos gozado.

Surgió ante mis ojos el más bello paisaje

de un campo inmenso cubierto de amapolas,

que nuestro fiel amor como lluvia generosa

hizo nacer semillas a millares.

Ahora, amar significa para mí

sentir la dicha de que él aún está a mi lado,

que tenemos que gozar profundamente

el tiempo fugaz que nos aguarda,

saboreando recuerdos juveniles,

riéndonos de aquel amor exacerbado,

aprovechando los rescoldos de aquella gran hoguera

ahora que el frío comienza a helar la sangre.

Todas las noches al irnos a la cama

nos damos un beso de amor más verdadero

que todos los que nos habíamos dado antes,

con el tiempo, nuestro amor se ha sublimado.

Y cuando recordamos el loco amor de antaño

con tantos días felices, y tantos amargos,

la inquietante sequía que alguna vez sufrimos,

las fuertes tormentas que juntos amainamos,

el valor y la osadía que tuvimos

de mimar nuestro viejo amor,

de mantenerlo vivo, tanto tiempo entre los dos.

Sin que nada, ni nadie, pudiera cercenarlo.

Hasta llegar a la estación que ahora vivimos

donde el tiempo, es apacible todo el año.

Poema perteneciente al libro "Pido la palabra", de María Camino Oliva, poeta canaria. Este libro se publica en sus bodas de oro.

No hay comentarios: