31/5/08

DÍA DE PIJAMA


Hoy tengo un día de pijama. Cuando no sabes exactamente qué sientes, por qué, qué quieres o no, estás quejicosa y hasta un poco fea, es momento de quedarse con el pijama puesto mirando por la ventana unos pajarracos que vuelan rápido antes de la tormenta. Muchos días nublados pesan en mi haber, tengo que bien distribuirme los paseos por la calle húmeda tormentoide a altas horas y, en momentos de sensibilidad, ambientes de alcohol y tabaco. Incluso, diría yo, la carne roja. Un día volví al equilibrio quedándome en casa con un buen trozo de sandía, eso sí, era verano. Según escribo vuelve la luz y por fin adivino a través del túnel que basta con unas cuantas horas de no nada, siguiendo el ritmo que (lentamente) me marque hasta que, de forma natural, vuelvan las ganas de quitarme el pijama, ponerme ropa y salir a ver qué tal.


En fin, que menuda tontería, pero escribiendo se me ha pasau, que si no una da la lata mucho a los más allegados y no es plan, pobrecicos míos.


Brroerierururrmmm que ya vuelve la tormentaaaaa...

Ah, la foto la he tomado prestada de: http://johnnyingle.blogspot.com/2007/07/abrazos-con-pijama-de-snoopy.html quien supongo tomaría de algún sitio a su vez, qué me sé yo. Como aún no he echado un vistazo al blog no digo nada sobre él, ni lo recomiendo ni lo desrecomiendo.

Besicos pueeeees

3 comentarios:

Teresa dijo...

¿te has cambiado ya? pues hala a la calle!! y si no para de llover ya sabes...

http://www.youtube.com/watch?v=bkEvy-9yVyQ

besitoides...

Silvia dijo...

Jajaja, qué chulo. ¿Quién no se alegra con esto? Pero contenta y todo hoy como en casa con mi pijama.

Besicos mil.

Pablo dijo...

Hola, te leo.