29/3/08

Arapesh, mundugumor y tchambuli.

Margaret Mead se trasladó a Nueva Guinea a estudiar a estas tres tribus para su obra antropológica Sexo y temperamento, donde buscaba responder a su pregunta: ¿Lo que llamamos feminidad y masculinidad son caracteres biológicos o productos culturales?

Marina nos lo cuenta en "El laberinto sentimental", de editorial Anagrama.

"A pesar de vivir relativamente cerca, a menos de doscientos kilómetros, las diferencias son sorprendentes. A ella la sorprendieron al conocerlas, a mí me sorprendieron al leer su libro, y espero que al lector le sorprenda ahora.


Los arapesh son un pueblo cooperador y amistoso que carece de organización política. Los hombres conciben la responsabilidad, el mando, la preeminencia social como deberes onerosos que cumplen por obligación y de los que se desentienden alegremente cuando pueden endosárselos a sus hijos. Trabajan juntos, todos para todos, prefiriendo participar en actividades iniciadas por los demás. El beneficio propio parece detestable. 'Sólo había una familia en el poblado', cuenta Margaret Mead, 'que demostraba apego por la tierra, y su actitud resultaba incomprensible para todos los demás.' Se caza para mandar la comida a otro. 'El hombre que come lo que él mismo caza, aunque sea un pajarillo que no dé para más de un bocado, es el más bajo de la comunidad, y está tan lejos de todo límite moral que ni se intenta razonar con él.'
Hay un grupo destinado a un menester engorroso e incómodo. Son los 'grandes hombres' que organizan una gran fiesta cada tres o cuatro años. Se elige a un niño y se le educa para que sea agresivo y arrogante, por exigencias del papel, lo que es visto más como una condena que como un privilegio.

Para los arapesh el mundo es un jardín que hay que cultivar. Mi alma de horticultor no puede dejar de conmoverse ante esta poética concepción del mundo. El deber de los niños y del ñame es crecer. El deber de todos los miembros de la tribu es hacer lo necesario para que los niños y el ñame crezcan. Cultivo de los niños, cultura del ñame, o al revés. Hombres y mujeres se entregan a tan maternal tarea con suave entusiasmo. Los niños son el centro de atención. La educación entera es educación sentimental. No hace falta que el niño aprenda cosas, pues lo importante es suscitar en él un sentimiento de confianza y seguridad. Hacerle bondadoso y plácido, eso es lo importante. Se le enseña a confiar en todo el mundo. Los niños pasan temporadas en casa de sus familiares, para que se acostumbren a pensar que el mundo está lleno de parientes.

Esta sociabilidad querida, buscada, fomentada, se manifiesta en la sorprendente explicación que dan del tabú del incesto: 'Los arapesh no contemplan el incesto como una tentación repulsiva y horrorosa, sino que les parece una estúpida negación de la alegría que se experimentará al aumentar, por medio del matrimonio, el número de personas a las que se puede amar y en las que se puede confiar.'

Nadie muestra interés en que el niño crezca rápidamente. Tal vez hayan comprendido una característica esencial de la especie humana, que es tener una larga infancia. No se estimula el afán competitivo y se sienten intolerablamente heridos en sus sentimientos por una palabra áspera. Una burla se considera expresión de hostilidad y un hombre adulto se echará a llorar ante una acusación injusta. A la vista está que son unos 'sentimentales'.

Dividen a los seres humanos en dos grupos: los parientes, que son todos los habitantes de la llanura, que viven 'junto a las tierras del río', violentos, temibles, perversos y hechiceros. De vez en cuando una mujer de la llanura se acerca al poblado de los arapesh, dominante, sensual, agresiva, y algún arapesh incauto cae fascinado por tan poderosos hechizos, condenándose así a una vida que no le corresponde y para la que no está preparado.

Las costumbres matrimoniales también están enderezadas a evitar sobresaltos. Los niños se prometen a los cinco o seis años. El hombre-niño trabaja para hacer que su mujer-niña crezca, de la misma manera que hará con sus hijos. La organización social se basa en esta analogía entre esposas e hijas. La esposa crece en la familia del marido sabiendo ya que su novio / niño / adolescente trabaja para ella. Se acostumbra a aceptar todo pasivamente a cambio de sentirse segura en la vida. La mujer arapesh pasa suavemente de su familia a la del marido, casi sin darse cuenta.

Es posible que se trate de esto: de evitar sobresaltos, y que crean que el gran beneficio que la paz acarrea es la previsibilidad del futuro. También los javaneses piensan que los daños emocionales no están producidos por la gravedad de un suceso, sino por su carácter súbito. Es el choque con lo imprevisto, y no el sufrimiento, lo que más temen. Basta acomodar el espíritu a una desgracia para que el sentimiento de pesar se aminore. (...)

A ciento sesenta kilómetros de los pacíficos arapesh viven los mundugumor, que han creado una cultura áspera, incómoda, malhumorada. Todo parece fastidiarles, lo que no es de extrañar porque su organización fomenta un estado de cabreo perpetuo. Habitualmente sólo las mujeres se reúnen, mientras que los hombres se observan de lejos con desconfianza. Los niños son educados para sentirse incómodos ante los mayores. Las voces enojadas son la música de fondo de la vida. Los mundugumor creen a pies juntillas que hay una hostilidad natural entre todos los miembros de un mismo sexo, que son incompatibles y sólo pueden relacionarse por mediación del sexo opuesto.

Ocurre, sin embargo, que la relación con el sexo opuesto y la organización familiar están cuidadosamente diseñadas para provocar irremediablemente conflictos. La esturctura básica de parentesco se llama rope y es una máquina perfecta de intrigas y de odios. La madre y el padre encabezan familias distintas. El rope del padre está compuesto por sus hijas, sus nietos, sus bisnietas, sus tataranietos, es decir, una generación femenina y otra masculina. El rope materno está contrapeado. Ambas familias se odian, no por casualidad, sino por los ritos de casamientos. Los mundugumor cambian una novia por una hermana, por lo que cada hermano ve en sus hermanos unos rivales que le van a disputar sus hermanas para canjearlas por una o más esposas. Para avivar más esta hoguera de odios también tienen como enemigo a su padre, que puede cambiar una de sus hijas por una esposa joven para él mismo. En reciprocidad, los hijos son también un peligro para el padre, que ve su crecimiento como el crecimiento de unos enemigos. En cada choza mundugumor hay una esposa enfadada y unos hijos agresivos, listos para reclamar sus derechos y mantener en contra del padre sus pretensiones sobre las hijas, única moneda para comprar una novia. No es de extrañar que la noticia de un embarazo se reciba con disgusto. El padre sólo quiere hijas para ampliar su rope. Un hombre quiere aliados para poder coaccionar y amedrentar en los días de su poderío físico, y no hijos que vendrán después de él y se burlarán de su vejez, orgullosos de su fuerza. La madre, claro está, quiere un hijo por lo mismo. Una mujer que concibe un hijo ha herido a su marido en su punto más vulnerable. Ha engendrado un enemigo y el padre siente que su decadencia ha comenzado.

La educación de los niños es una minuciosa preparación para este mundo sin amor. Todo lo que para los arapesh era motivo de satisfacción es motivo de irritación para los mundugumor. Llevan a los niños en canastillas incómodas, los amamantan a la carrera y de mal humor, el proceso de destete está acompañado de bufidos e insultos, se enfadan con los hijos, con los enfermos, con los que se mueren, con los que viven, porque todos molestan. No hay lugar para la tranquilidad o la alegría. Los tratamientos sociales son complicados, llenos de prohibiciones, precauciones y susceptibilidades. Es difícil no cometer descortesías con un protocolo tan complicado y un pueblo tan irritable. Todos los mundugumor saben que por una u otra razón tendrán que pelear con su padre, con sus hermanos, con la familia de su mujer, con su propia mujer. Las niñas ya saben que serán el origen de las peleas. Ése será su dudoso privilegio.

Las uniones sexuales son rápidas y violentas. El carácter ideal es común para ambos sexos pues se espera que tanto hombres como mujeres sean agresivos, celosos y estén siempre en perpetua competencia, dispuestos a vengar cualquier insulto. En fin, que parecen occidentales." (Meto yo aquí cuña: ¡menuda visión optimista que tiene Marina! Yo me siento más identificada con los arapesh, en fin...).





"Tras su estancia con los mundugumor, Margaret Mead visitó un tercer pueblo, los tchambuli. De nuevo cambia el paisaje sentimental. Hay una inversión de los papeles sociales. Las mujeres se ocupan de las cuestiones económicas, pescan, tejen, comercian, administran el dinero, mientras los hombres viven para el arte y el espectáculo. Las mujeres los tratan con amabilidad, tolerancia y aprecio. Disfrutan con los juegos masculinos, con su coquetería y con los espectáculos teatrales que organizan para ellas. Como son las dueñas del dinero obsequian y regalan a sus maridos, a cambio de languidecientes miradas y suaves palabras. Las mujeres trabajan en grupo, charlando divertidas. En cambio, entre los hombres hay celos, desconfianza y malentendidos. El interior de una casa tchambuli muestra a ojos vistas su organización social. Las mujeres firmemente instaladas en el centro de la habitación, mientras que los hombres se sitúan junto a las paredes, cerca de las puertas, con un pie en la escalera, sintiéndose poco queridos, apenas tolerados, y dispuestos siempre a refugiarse en la casa de los hombres, donde preparan su propia comida, recogen su leña, viven como solteros, en un estado de mutua desconfianza y de común incomodidad.

Hasta tal punto han teatralizado toda su vida sentimental, que Margaret Mead confiesa 'una sensación de irrealidad, pues incluso la expresión del enojo y del temor se convierten en una figura de danza. Fuera de estas ritualizaciones es difícil saber lo que sienten'. En una ocasión, después del rapto de una muchacha tchambuli por otra tribu, Margaret Mead pregunta a su familia: '¿Estáis furiosos por el robo de vuestra hermana?' 'No sabemos todavía', contestaron, 'los ancianos no nos han dicho nada.' Esta actitud me recuerda el comentario de Sartre, quien por cierto también concebía las emociones como una representación: 'Cuando de niño me encontraba a solas, sin público, no sabía lo que tenía que sentir'."

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Que interesantes son esas formas de ver la vida! Obviamente, en nuestro mundo occidental, conseguimos una combinacion de todas, y en ocasiones, alguna de ellas. Creo que la mundugumor se adecuaria a muchos casos a la manera occidental de comportamiento social. Hasta pronto!.

Silvia dijo...

Es lo que me gusta de la antropología. Tuve la suerte de estudiar textos de Marvin Harris y otros muy interesantes y se le amplía a un@ el campo de visión. Las cosas que damos por sentado... comparando con otras culturas...

¡Hasta pronto!

Anónimo dijo...

Silvia, has estado con los arapesh? Bueno, yo desde que leí por primera vez sobre ellos, la idea que se vino a la cabeza fue habrá algún blanco viviendo con ellos? Me extraña mucho el imaginar que todavía no haya algún occidental con ellos. Lo digo porque su modo de vida me parece además de interesante, avanzado.
Si has estado alli, por favor, cuéntame algo mas.

Silvia dijo...

No, no he estado con los arapesh. Margaret Mead sí. Todo esto es una cita de su experiencia en un libro de Marina. Es cierto que narra cosas muy deseables (esa evidente carencia de ambición, aparente paz y tranquilidad...) si bien es cierto que ninguna de estas actitudes llevadas al extremo creo que sean el equilibrio (por propia definición de la palabra). La ausencia total de "derecho" de merecer, el "castigo social" de quien se beneficia de lo que él mismo consigue... Han evitado el conflicto evitándose a sí mismos. No veo que pueda haber autonomía real, madurez, sin pasar por estas actitudes y llevarlas a su punto de equilibrio (en lugar de ni rozarlas o hacerlas desaparecer). Pero por supuesto, si he de elegir entre los tres estilos sociales, me quedo con este.

Saludos, anónimo.

guille dijo...

Me ha parecido muy interesante la entrada. Estoy escribiendo en un blog que se llama precisamente La Tribu Arapesh y como puedes ver he hecho referencia a tu blog.

Silvia dijo...

Holaaa

Activé hace tiempo la moderación de comentarios pero no me han estado llegando avisos, así que acabo de verte (me enteré por technorati!), siento la tardanza "técnica".

He estado viendo tu blog, GRACIAS por la mención. Voy a linkarte en éste y así poder seguirte más a menudo :)

De hecho, creo que Silvia vuelve a activar su blog, integrar sus otros "anónimos" y expresarse en su "completitud" y plenitud.

Gracias a estos comentarios que acabo de descubrir hoy :O

Mil saludos y gracias por tu contribución para despertar a Silvia ;)

Anónimo dijo...

me gusta ser occidental moderno de tercera mano. me deprimo y mi vida entera no tiene sentido alguno más que trabajar para un puñado de gente en el mundo para que me puedan prestar un poco de plata y comprar una caja grande donde echar todas las cosas por las que debo trabajar hasta la muerte.

Silvia dijo...

jajaja, afortunadamente son etapas (como dice mi hermana: "todo son etapas"). Pasamos por muchos estados emocionales - incluso diarios - que van alternándose. Luego, en las estructuras que nos creamos en la vida cotidiana las cosas no sobrevuelan nuestras cabezas tan rápido (lástima a veces, a veces no).

Creo que todos nos sentimos así en más de un momento de nuestra vida, pero si me permites un consejo (si no puedes ponerme un emoticono enfadado jaja), dentro de lo que podemos y sabiendo que la libertad total es tan irreal en la vida física como la corriente contínua, al menos mi mayor empeño es mover esas estructuras (o cargárselas directamente) en dirección a mí, a lo que me hace suspirar por las noches y reír por las mañanas. Siempre habrá algo emocionante que añadir o latoso que quitar, es un entretenimiento más, algo que hacer en este préstamo vital que come carbohidratos y/o camina a dos patas por la tierra en este momento dado, no sé...

¡Qué lío! Bienvenido en cualquier caso y gracias por comentar ;)

(¿Tiramos la caja?)

PayPal casinos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.