18/2/08

Minifaldas y caracoles


A veces una persona te descubre que algo que detestabas en realidad puede gustarte e incluso hacerte desear repetir, como los caracoles con salsita picante de La papa arrugá. Así que, sin que se pueda generalizar, a veces incluso luchas por mantenerte en una postura - llámese actitud mental - cuando en realidad cediendo no pierdes nada, al contrario, ganas un placer más y la perspectiva para poder ver que se trata simplemente de cambiar un pensamiento.


Eso sí, hay que decir que ese mojo con papas no tiene nada que ver con el que se hace en Canarias, ya que he estado allí toda mi vida. Las papas deben ser muy pequeñas y presentar la piel arrugada y salpicada de sal gorda, aunque en algunos sitios te las ponen grandes a trozos, pero no es la auténtica papa arrugá. En cuanto al mojo es una salsa espesa con consistencia uniforme, en algunos sitios bastante más líquida pero sin trozos por un lado y aceite por otro.


Los trigueros de primera.

No hay comentarios: