30/10/07

Paso decisivo (The turning Point)


Los créditos más artísticos.

25/10/07

Francisco Luis Bernárdez, poeta argentino de 1900

SILENCIO

No digas nada, no preguntes nada.
Cuando quieras hablar, quédate mudo:
que un silencio sin fin sea tu escudo
y al mismo tiempo tu perfecta espada.

No llames si la puerta está cerrada,
no llores si el dolor es más agudo,
no cantes si el camino es menos rudo,
no interrogues sino con la mirada.

Y en la calma profunda y transparente
que poco a poco y silenciosamente
inundará tu pecho de este modo,

sentirás el latido enamorado
con que tu corazón recuperado
te irá diciendo todo, todo, todo.

24/10/07

5 Días

Para Antonio Tausiet

Dibujo de Sara Ruiz Gracián

Hace unos días estuve en el centro de salud del barrio, arreglando mi nueva tarjeta sanitaria. Mientras esperaba fui al lavabo y al salir me encontré con una chica que, sosteniendo un bebé en brazos, intentaba entrar al servicio. No sabía dónde ponerlo así que se lo sujeté mientras ella entraba, mi abrigo entre las piernas. Estaba envuelto en una mantita de esas de bolitas de mil colores. No pesaba nada. Unos operarios casi entran con una escalera confundidos de baño; ellos y alguien más que pasó por delante de la puerta se quedaron mirándome extrañados. Cuando la muchacha salió le pregunté:



- ¡Si no pesa nada! ¡Es un pizquito! ¿Qué tiempo tiene?

- 5 días.



Luego me lié con las toallitas húmedas tras devolverle su bebé. Ella se quedó como esperando.



- Bueno, gracias. - dijo.



Y se fue. Entonces me di cuenta. ¿Esperaría haber seguido hablando? ¿Necesitaría algo? Y en ese caso, ¿qué podría haber hecho yo? ¿Qué hubiera estado dispuesta a hacer? Me quedé con ese "Y si...".



Era un bultillo de colores de 5 días.

22/10/07

Presentación del libro: "El Tubo. Memoria de un abandono"


Guillermo Fatás presenta el libro de Antonio Tausiet y Miguel Lizana sobre El Tubo.


Será el martes y 13 (jeje) de noviembre en el Fórum de FNAC (Plaza España. Zaragoza).




Danza árabe


Descripción, vestimenta, pasos básicos y minivideo de Shakira en:




21/10/07

Otoño, por Silvia


Por Sara Ruiz Gracián.

20/10/07

Ahora que no es noviembre


NOVIEMBRE, por Federico García Lorca (1920)


Todos los ojos
estaban abiertos
frente a la soledad
despintada por el llanto.

Tin
tan,
tin
tan.

Los verdes cipreses
guardaban su alma
arrugada por el viento,
y las palabras como guadañas
segaban almas de flores.

Tin
tan,
tin
tan.

El cielo estaba marchito.
¡Oh tarde cautiva por las nubes,
esfinge sin ojos!
Obeliscos y chimeneas
hacían pompas de jabón.

Tin
tan,
tin
tan.

Los ritmos se curvaban
y se curvaba el aire,
guerreros de niebla
hacían de los árboles
catapultas.

Tin
tan,
tin
tan.

¡Oh tarde,
tarde de mi otro beso!
Tema lejano de mi sombra,
¡sin rayo de oro!
Cascabel vacío.
Tarde desmoronada
sobre piras de silencio.

Tin
tan,
tin
tan.

Relato ajeno: Otra estatua de sal

Bonito relato, hermosa foto (sospecho que de la película Chocolat). En el blog Cuadernos, de Pequeñas Revoluciones.

19/10/07

Cha cha

¿Y tú me lo preguntas? cha cha cha eres tú.

Día mundial contra el cáncer de mama

El 19 de octubre es el día mundial contra el cáncer de mama. Aquí testimonios de Sandra Ibarra y Mary de Chambao tras haberlos superado.




Ánimo a todas.

17/10/07

Los autores del libro "El Tubo. Memoria de un abandono", en El Periódico


Antonio Tausiet y Miguel Lizana aparecen hoy en El Periódico de Aragón entrevistados, puede leerse en Zaragózame.

También puede leerse un interesante análisis sobre el libro en APUDEPA.

Federico García Lorca cantaba


LA LUNA ASOMA

Cuando sale la luna
se pierden las campanas
y aparecen las sendas
impenetrables.

Cuando sale la luna,
el mar cubre la tierra
y el corazón se siente
isla en el infinito.

Nadie come naranjas
bajo la luna llena.
Es preciso comer
fruta verde y helada.

Cuando sale la luna
de cien rostros iguales,
la moneda de plata
solloza en el bolsillo.

16/10/07

Mi paz


Mi paz dice que soy su paz

Clase ficticia de flamenco: relato antiguo


25 de Abril de 1997

La siguiente clase de flamenco estuvo bien, cuando experimento y no planeo los pasos ni nada sale estupendo, pero hace falta una dosis de confianza extra. Quedaron encantadas.

Con 4 metros de espejo es una maravilla. Ahora somos 15 personas de entre 19 y 45 años. Me gusta que la clase tenga música desde que empieza hasta el fin, aunque si voy a explicar algo tengo que interrumpirla, pero el calentamiento es casi lo mejor. Después de estirarse, y con música suave pero con ritmo marcado subimos los brazos en tensión, los cuellos duros, derechas y sintiendo como nos invade cada vez más fuerza. Luego bajamos el brazo izquierdo y el cuello lo mira, sin bajar demasiado... Los hombros no suben, las muñecas giran al máximo. Luego el derecho y el izquierdo le sigue por el lado derecho, dibujando bucles muy lentos. La mirada muy intensa y la expresión seria, casi grave. Giramos en redondo y bruscamente hacia la izquierda y marcamos con los pies. Palmada y mano derecha a la cadera mientras la izquierda sube y con la muñeca le vamos hablando al personaje imaginario que se atreve a discutir con nosotros. Ahora es más personal y el grupo me sigue. Avanzo hacia mi contrincante que está a mi derecha, y me plantó bajo su mirada porque es más alto que yo, pero yo me siento más grande que él. Enseguida le explicamos cómo nos sentimos. Zigzagueamos de izquierda a derecha bucleando las muñecas en las caderas, y subimos los brazos cerrando los ojos: me has hecho daño. Los brazos bajan suavemente doblándose, pegados al cuerpo, dibujando los perfiles: me heriste muy dentro. Me alejo lentamente, brazos abajo, derecha... pero hay fuerza y mis brazos están arqueados. ¡Pero no te creas ni por un momento que esto va a quedar así! : Me vuelvo y te zapateo, avanzo de nuevo hacia ti y ahora sí que te señalo, y te pongo la mano bajo la barbilla en señal de desprecio pero ni voy a tocarte. Tú, mi contrincante imaginario, avanzas y retrocedo un poco sorprendida, pero enseguida freno y alzo la mirada: ¡qué te has creído! Tu mirada y tus palabras vuelven a ir abriendo el camino que te habías cerrado hasta mi corazón, ambos zapateamos: llamada, escobilla, y entonces la música se vuelve más melódica y nuestros movimientos más suaves, y el rostro se dulcifica, pero la mirada te advierte: ¡no lo vuelvas ni a intentar!

El baile se acaba, y nos relajamos. El contrincante imaginario se ha ido, casi creí verlo de verdad. Es lo mágico que tiene el baile, casi palpas lo que tú creas... Claro que hay quien dice que todo lo que creemos ver o vemos, oímos, vivimos, etc., son creaciones de nuestra mente.

por Silvia.

15/10/07

Dibujito de hace poco...

La gata de Quique Artiach y Anabel Garay: Carmela


















La entrada que amablemente me dedicó Antón Castro en su blog. (Gracias).

http://antoncastro.blogia.com/2007/073101-la-gata-carmela-vista-por-sara-ruiz.php073101-la-gata-carmela-vista-por-sara-ruiz.php

Recomendación bimensual: LAS MUJERES EN LAS PELÍCULAS DE LOS HERMANOS MARX




Por: Antonio Tausiet




Si lo que te interesa es ver comentadas las pelis de los hermanicos:



A disfrutarlo!

MEDIO AMBIENTE: De como el ser humano gusta de llevar la contraria



Mi contribución a este día... propuesta por estos señores

Otros sitios interesantes a estos efectos:

Siempre interesantísimo:
http://tausiet.blogsome.com/2007/10/02/ecologia-clarica/

Fin de semana internacional de limpieza del entorno
http://maps.google.es/help/maps/cleanup/index.html

Master en Gestión del Medioambiente, Desarrollo Sostenible y Energías Renovables
http://www.cfe.es/programas_master_gestion_medioambiente.html?gclid=CNHl7rzBj48CFQxtMAodcmVeVw

Ministerio de Medio Ambiente
http://www.mma.es/portal/secciones/;jsessionid=4E9699B26B0DDC11B1785BBC9F48D7E0

Wikipedia: Medio Ambiente
http://es.wikipedia.org/wiki/Medio_ambiente

Portal de medio ambiente: artículos sobre biodiversidad, ecosistemas, nuevas tecnologías. Noticias. Documentos sobre protocolos y convenios internacionales
http://www.portaldelmedioambiente.com/

Medio ambiente en monografías.com
http://www.monografias.com/trabajos15/medio-ambiente-venezuela/medio-ambiente-venezuela.shtml

14/10/07

Lluvia, de Federico García Lorca (1898-1936)


Enero de 1919(Granada)


La lluvia tiene un vago secreto de ternura,
algo de soñolencia resignada y amable,
una música humilde se despierta con ella
que hace vibrar el alma dormida del paisaje.

Es un besar azul que recibe la Tierra,
el mito primitivo que vuelve a realizarse.
El contacto ya frío de cielo y tierra viejos
con una mansedumbre de atardecer constante.

Es la aurora del fruto. La que nos trae las flores
y nos unge de espíritu santo de los mares.
La que derrama vida sobre las sementeras
y en el alma tristeza de lo que no se sabe.

La nostalgia terrible de una vida perdida,
el fatal sentimiento de haber nacido tarde,
o la ilusión inquieta de un mañana imposible
con la inquietud cercana del color de la carne.

El amor se despierta en el gris de su ritmo,
nuestro cielo interior tiene un triunfo de sangre,
pero nuestro optimismo se convierte en tristeza
al contemplar las gotas muertas en los cristales.

Y son las gotas: ojos de infinito que miran
al infinito blanco que les sirvió de madre.

Cada gota de lluvia tiembla en el cristal turbio
y le dejan divinas heridas de diamante.
Son poetas del agua que han visto y que meditan
lo que la muchedumbre de los ríos no sabe.

¡Oh lluvia silenciosa, sin tormentas ni vientos,
lluvia mansa y serena de esquila y luz suave,
lluvia buena y pacifica que eres la verdadera,
la que llorosa y triste sobre las cosas caes!

¡Oh lluvia franciscana que llevas a tus gotas
almas de fuentes claras y humildes manantiales!
Cuando sobre los campos desciendes lentamente
las rosas de mi pecho con tus sonidos abres.

El canto primitivo que dices al silencio
y la historia sonora que cuentas al ramaje
los comenta llorando mi corazón desierto
en un negro y profundo pentagrama sin clave.

Mi alma tiene tristeza de la lluvia serena,
tristeza resignada de cosa irrealizable,
tengo en el horizonte un lucero encendido
y el corazón me impide que corra a contemplarte.

¡Oh lluvia silenciosa que los árboles aman
y eres sobre el piano dulzura emocionante;
das al alma las mismas nieblas y resonancias
que pones en el alma dormida del paisaje!



13/10/07

The Blog Action Day

PROPUESTA: PUBLICAR EL 15 DE OCTUBRE UN POST SOBRE MEDIO AMBIENTE.

11/10/07

Danza expresiva


"Ésa es la danza expresiva. La danza tiene dos aspectos importantes. La danza pura, es decir, el disfrute del baile en sí mismo; y la danza expresiva, que dramatiza textos a través de un lenguaje codificado"


Texto completo en:


Mónica de la Fuente.

Reportaje:

Pasen y vean: las danzas Kathakali y Bharata Natyam para todos los públicos.

El baile como tal

Cada vez estoy más cansada y separada de cualquier técnica alienante, recortante, cuadriculante, asfixiante...

El movimiento rítmico, la danza, el baile, como parte de la expresividad del individuo, patrimonio del ser humano es por derecho. No es esto o lo otro, es. Y como tal se expresa. No debería ser necesario un lugar determinado, cierta indumentaria, un tiempo separado del resto de actividades. Igual que un gato estira la espalda cuando se incorpora tras una de sus siestas o, simplemente, por haber permanecido quieto mucho tiempo, igualmente podrían surgir de forma natural estiramientos o movimientos normalmente tipificados como "baile" cuando pasamos de una postura a la otra tras un rato, o por cambiar de ritmo en un momento determinado. También para expresar cualquier exceso emocional, tal como saltar de alegría. Quizá aliviaría también expresar el dolor y no tragarlo, contenerlo en un absoluto mutismo que, en la mayoría de los casos, no viene determinado voluntariamente. Esto se hace, sí, en lugares y tiempos que se destinan a tal efecto, ya que no lo venimos haciendo habitualmente. Bueno, también acudimos a gimnasios porque ya nadie suele deslomarse por la abundancia de trabajo físico en sus ocupaciones. Más bien nos sentamos y todo es hecho. El desgaste es intelecutal en el mejor de los casos.

En cualquier caso, el objeto real de esta entrada no era toda esa extraña habichuela del párrafo anterior, sino una descripción del baile como lo indescriptible. Un baile donde la persona se expresa libremente, siguiendo los dictados de su propio cuerpo, diferente a cualquier otro. Los movimientos hacen sentir comodidad al cuerpo, y no al revés. Lo estético pasa a un segundo, tercer plano... ¿lo estético?

Me movería consinsentido, siguiendo primero las ganas de estirarme (da placer estirar auténticamente el cuerpo), jugando con mis manos, dejando que mis pies hicieran su propio camino sin obligarlos a nada. Al pasar el tiempo, inevitablemente todo iría cobrando algún tipo de ritmo, se haría juguetón y más animado. Seguramente me iría animando hasta acabar saltando y agotando el movimiento al máximo, hasta cansarme, entonces iría volviendo a la calma, con unos minutos de danza más fluida que iría descendiendo hasta la quietud.

O puede que nada de eso.

Probablemente las dos cosas.

Inciso para hablar de la técnica: es la que nos presenta el objeto en sí, en este caso el baile. Nos motiva, nos interesa y nos propone unas metas. Aparte de la satisfacción que conlleva lo anterior, el desarrollar rutinariamente una actividad cualquiera aporta paz y nos da la práctica, la experiencia. Y el concentrarnos en aprender algo físico, llevando la mente a una consecución de pautas marcadas, en el mejor de los casos nos aparta de las tres terceras partes de diálogo machacante inútil interno. Es un regalo nada despreciable.

Además, para trascenderla o transgredirla, primero hay que tenerla. Todo este proceso deja su huella en el que lo vive, cuyos movimientos estarán maduros, marcados por su personal línea biográfica.

Por eso sigo aprendiendo una técnica tras otra, para luego abandonarlas, fundirlas, mezclarlas, pelearme con ellas y seguir como si nada. Lo único que con suerte tendrá que darse es que pueda explorar el tiempo suficiente dentro de alguna de ellas, antes de que me sobrevenga la tan conocida sensación esa de... ¿y qué sentido tiene todo ésto?

PD. Ni que decir tiene que ningún tribunal tendría que aprobar previamente los movimientos que yo fuera a ejecutar, para luego corregirme hasta que lo hiciera exactamente como a ellos les ha dado por decir que son (cosas que nunca entenderé). A mí me han llegado a decir que no puedo hacer ningún movimiento que no esté "escrito" porque no existiría ???????????!!!!!!!!!!!! No existe porque ellos no lo han descrito, ¿qué les parece? Y, desgraciadamente, siempre está la avalancha de descerebrados seguidores que hacen de cada estilo o escuela su propia religión y lo defiende ante los demás, queriendo llevar a todas partes el convencimiento de que lo suyo es lo legítimo y únicamente admirable y disfrutable, lo demás ¡una vergüenza! ¿Seguimos en el s.XXI? Todos personas que tienen en común el gusto por el baile y su conocimiento, han desarrollado conciencia corporal, ritmo, cierta sensibilidad. En lugar de disfrutarlo juntos e intercambiar conocimiento en una actitud receptiva se sienten amenazados y surge la disputa... no he visto peleas más absurdas.

3D Animación Médica - Excelente!!

Frasecitas


A ver si me aplico el cuento...



"Si quieres ser contundente, sé breve en tus palabras.

Los rayos solares, cuanto más se condensan, más penetran."


Robert Southey

9/10/07

El gen Loreta (relato corto de hace aaaños)

EL GEN LORETA

19 de mayo de 2005

“Colegas médicos, investigadores, representantes de los medios de comunicación. Esta tarde nos hemos reunido aquí para hacer público nuestro más reciente y prometedor descubrimiento. Como adelantábamos en las ponencias del pasado marzo, trabajábamos sobre lo que hace años era tan sólo una quimera. Señores, hoy es una realidad. Enfermedades degenerativas que hasta ahora eran incurables como la esclerosis múltiple, el Parkinson o el Alzheimer pueden comenzar a ser sanados. Gracias a la labor investigativa comenzada por el Dr. César Maldonado…” – Víctor García se queda pensativo por un momento, catapultándose sin querer a los años pasados. Recuerda a César, a Loreta, recuerda aquel trágico día.

2 de febrero de 2002

La galería blanca conduce al laberinto de laboratorios. Toda el ala este del Centro de Investigación Genética está siendo clausurada tras la reciente entrada en vigor de la normativa que prohíbe expresamente la experimentación con embriones humanos. En el laboratorio B-26 se lleva a cabo un intenso trabajo, cuya existencia la Administración todavía desconoce.

El Doctor César Maldonado teclea su código secreto en el panel de acceso. Las puertas blindadas dejan paso a un gran laboratorio en el que quedan siete personas entregadas frenéticamente a su trabajo. Transportan probetas, observan cultivos y simulaciones por ordenador, etc. Víctor, el coordinador y segundo de César, ya se acerca con expresión grave a reportar informes.

- Todavía nada, César – dice tendiéndole los últimos resultados.
- Anoche estabas tan cerca...
- Lo sé, pero lo que al principio fue una mejoría se detuvo y comenzó de nuevo a degradarse. El resultado a las ocho horas era peor que el estado inicial. Hemos vuelto al principio.
Maldonado observa los informes, recorre las mesas supervisando todos los pasos de la cadena e intercambia información con los analistas, biólogos y programadores que componen su reducido equipo.
- Está empeorando. No tenemos mucho tiempo. El respirador no podrá retrasarlo mucho más.
- César, hacemos cuanto podemos. Además, nos estamos arriesgando mucho. El equipo está nervioso. No tardarán en descubrir todo esto. Hablan de abandonar si en cuarenta y ocho horas no lo hemos logrado.
- ¡No! Eso no es posible. ¡No es sólo por ella! Son demasiadas personas, demasiados trastornos que… ¡maldita ley! ¡Hay que encontrarlo como sea! – Maldonado da media vuelta para regresar a su Departamento de cirugía, en la otra ala del hospital.
Víctor devuelve una mirada cómplice a su equipo, intentando sosegarlos de algún modo. “48 horas”, piensa.

Condujo velozmente a través de las enormes verjas negras que delimitaban el acceso a su finca. El ruido de la grava anunció su llegada. Frenó bruscamente ante la puerta de entrada y cedió su BMW a Adrián, que se dispuso a aparcarlo en la cochera. Franqueó la entrada angustiado y subió de dos en dos los escalones de mármol. Desde el pasillo pudo percibir, primero débilmente, con más claridad después, el rítmico pitido procedente del respirador, y suspiró de alivio.
- Dr. Maldonado, la crisis ha remitido. Se ha estabilizado. – El uniformado enfermero supervisaba tubos y vías que entraban y salían de aquel pequeño cuerpecito. El Dr. lo apartó volviendo a cerciorarse él mismo de que todo iba bien.
- Retírese
- Sí, señor.
- Loreta, cariño. Ya estoy aquí, ya ha pasado todo. – César acarició la blanca carita y apartó los cabellos castaños. Tomó la mano de su hija y se sentó junto a ella, como siempre hacía.

Cierra los ojos y ve el rostro de Carla con claridad, a pesar del tiempo que ha pasado. Ojos grandes y castaños, labios gruesos. La expresión triste, siempre tuvo algo de atormentada. La primera vez que la vio cerca de Piazza España, en Roma, le sonrió y se dio la vuelta, dejando tras de sí el rastro de su melena larga y castaña. Él la siguió y a las pocas horas recorrían la ciudad juntos. Luego llegó Capri. A los diez días celebraban una boda íntima, impulsiva, romántica, precipitada, apasionada… como era Carla. Al volver a España, Carla comenzó a sufrir crisis; unos días bien y vuelta al pozo. Histeria, depresión, pesadillas. César intentó ayudarla por todos los medios que conocía, pero ella al poco tiempo abandonaba. Luego comenzó a escaparse y, meses más tarde, había comenzado a consumir heroína. La noticia del embarazo ayudó al principio a calmar las cosas, aceptó rehabilitarse y todo pareció mejorar un tiempo. Pero los demonios de Carla no desaparecieron tan fácilmente, y se la llevaron lejos, por mucho tiempo, sin que nadie supiera de ella. César vivía un infierno, sin saber si estaría viva o muerta, preocupado por la criatura que crecía dentro de Carla en esas condiciones. Poco antes del final del embarazo se presentó en casa de su marido por su propio pie, después de fugarse de un centro de rehabilitación. Era imposible saber por qué cosas habría pasado, César le dio alojamiento y descanso. Tras el parto volvió a desaparecer y esta vez nadie se molestó en buscarla.

Loreta presentó graves disfunciones desde su nacimiento. Los diagnósticos variaron desde síndrome de abstinencia hasta autismo, pasando por lesiones cerebrales irreversibles además de serios daños en algunos órganos vitales y en su sistema nervioso. Ningún médico quería pronunciarse en cuanto a su tratamiento o sus esperanzas de vida, fue desahuciada desde el principio. César la sacó del hospital tras intentarlo todo e instaló su propia unidad de cuidados intensivos en casa. Después contactó con todas aquellas personas que pudieran ayudar en la forma que fuera. Helen, investigadora londinense, se prestó a estudiar el caso y se trasladó unos meses a España a fin de iniciar su labor de investigación. Ahí empezó el proyecto no sólo Loreta, sino para un amplio abanico de trastornos degenerativos incurables que aquejaban a numerosas personas por todo el planeta. Helen llevaba tiempo con la investigación de células madre y su posibilidad de implante en zonas lesionadas, para volver a reestructurarlas. Estaba especializada en Parkinson, estimulando células madre de ratones implantadas en zonas cerebrales dañadas en ratones enfermos para que produjesen dopamina, obteniendo buenos resultados.

A los dos meses de trabajar conjuntamente con Loreta determinó que la causa principal del trastorno que aquejaba a la niña pudo ser el consumo por parte de la madre de ATMT, una sustancia que se presenta en heroína mal preparada y que a menudo se ha relacionado con cuadros sintomáticos muy similares al Parkinson. En estos casos se presentaba estado de catatonia, pero el cerebro no estaba dañado definitivamente. A pesar de eso, no se había podido hacer recobrar la conciencia a estas personas de manera permanente. El cerebro de Loreta sí presentaba lesiones, pero era imposible determinar qué funciones volvería a realizar normalmente y de cuáles se vería privada, en caso de poder traerla de vuelta.

Pronto la niña empezó a presentar crisis y hubo que asistirla casi continuamente, en espera del preciado descubrimiento, aún por desvelarse. Con la presión de los grupos antiabortistas y otros grupos políticos y religiosos se reguló la investigación genética, restringiéndose seriamente los canales de investigación seguidos por la Dra. Helen. Le fue suspendida su beca de investigación y tuvo que volver a Londres. “Déjela descansar” le había dicho ella entonces.
¡No! ¡No! Era todo lo que podía hacer por Loreta, por Carla. Soñaba con encontrar un remedio, una cura que devolviera a su hija a una vida normal que, en realidad, nunca había conocido. Era incapaz de aceptar los hechos: Loreta nunca podría recuperarse totalmente, puede que ni siquiera en parte. Y el único remedio posible para intentarlo ahora pasaba por violar la ley y exponerse a la cárcel y a la pérdida de su carrera.

Han pasado dos días desde el aviso de Víctor y el equipo. Maldonado deja a Loreta al cuidado de la enfermera para atender la llamada telefónica.
- Ya no podemos seguir con esto, es peligroso. Nos jugamos mucho, tienes que entenderlo, César. – la voz de Víctor tiembla al otro lado del cable.
- No consentiré que cese la investigación, nos queda tan poco. Y a ella también.
- Escucha, sé lo importante que es para ti, pero no podemos ir todos a la cárcel. Tenemos familia, una vida. Además están las implicaciones morales, el equipo ya no está de acuerdo en continuar con esto. – la pausa parece eterna. – Creo que ha llegado la hora de despedirse, César.
- ¡No vuelvas a decir eso! ¡No me despediré de ella! – cuelga el teléfono rabioso y sale con el coche a toda prisa.

Cuando llega al laboratorio sólo queda Víctor, que guarda las últimas muestras en la cámara de congelación.

- ¡César! No puedo dejar que te los lleves
- Sólo te lo diré una vez. Suéltalos y no te pongas en mi camino
- Sé razonable
- Escucha – interrumpe Maldonado – Estamos muy cerca. Si tan sólo hubieran tardado unos meses más en aprobar esa estúpida ley Loreta estaría curada.
- Loreta no puede curarse, y creo que tú lo sabes. Todos hacemos esto por un bien mayor, buscamos una cura para muchas enfermedades y para muchas personas. Helen también lo quería así, pero para tu hija ya es tarde.
- No puedo aceptar eso – las lágrimas asomaron a los ojos del Dr. Maldonado. Se las enjugó con afectación y, apartando a Víctor, recuperó las muestras de embriones, las metió en una nevera portátil y se fue a casa.

Horas más tarde, César sigue trabajando afanosamente en su laboratorio privado, junto al dormitorio de Loreta. Ha conseguido aislar el gen manipulado por el equipo de uno de los embriones. Si consigue combinarlo con una cadena de ADN de la sangre de la niña y se produce el efecto perseguido, podrá empezar a invertir el proceso degenerativo que la aqueja. Además, ha preparado células madre de otros embriones sanos para inocularlos en zonas lesionadas que deben regenerarse para el correcto funcionamiento del proceso. Puede llevarle muchas horas completarlo sin ayuda. No tiene tiempo para más experimentos, debe aplicárselo ya a la niña.

Ha preparado un inyectable en el que van todas sus esperanzas. No puede prolongarlo más, sabe que en cualquier momento acudirán a detenerlo. Víctor ya habrá dado la alarma. Debe correr el riesgo si quiere, al menos, intentarlo. Recuerda la conversación telefónica mantenida con su camarada hace tan sólo unos minutos:
- ¿Qué vas a hacer?
- Me da igual ir a la cárcel, Víctor. No puedo pensar en otra cosa, no puedo dormir, no puedo hacer nada. Quiero descansar y esto es algo que he de hacer. Creo que ya no lo hago por ella, sino por mí – solloza
- No digas eso. Sé como la quieres
- Entiendo… entiendo que pactes para salvar tu carrera. Gracias por avisarme.
- Suerte, César
- Suerte

Se acerca a la cama con la inyección y empiezan a sonar las sirenas aproximándose por el camino a la entrada.
- Loreta, Loreta – llora junto a ella. La abraza
Con la mano izquierda sujeta la jeringuilla, la derecha la apoya sobre el botón que desconecta el respirador.
- Loreta, esto es lo mejor que puedo hacer por ti.
- ¡Alto, deténgase, policía! – cuatro hombres armados, Víctor y un grupo médico irrumpen en la habitación.

César Maldonado es conducido en coche a la comisaría, la prensa se amontona fuera, al acecho. Cuando están a punto de separarse, Víctor le pregunta:
- Dime, ¿ibas a inyectárselo o a desconectarla?

19 de mayo de 2005

Víctor siente pesar, y a la vez, orgullo de poder dar este homenaje a César y Loreta, al valioso trabajo que, a pesar de todo, puso en marcha su amigo y colega.
“…Aislado este gen y modificándolo según el procedimiento que se describirá minuciosamente a lo largo del próximo simposio, no se alteran de forma importante genes que actúen de forma secundaria en otras características que afecten al individuo. Hoy se han conseguido eliminar prácticamente todos los efectos colaterales de importancia del tratamiento y podemos decir que el éxito está garantizado en un 93% de los casos. Además, el procedimiento utilizado por César Maldonado ha supuesto un gran avance en las vías de experimentación con células madre adultas, lo que hasta entonces estaba todavía a años de luz de poder utilizarse. Gracias a los embriones encontrados en el laboratorio privado de César, que fueron congelados hasta la revisión de la normativa aplicable a estos casos, hoy día podemos decir que serias enfermedades como son Parkinson, Alzheimer, esclerosis, e incluso cáncer y diabetes están en vías de dejar de ser incurables o mortales. Por esto dedicamos esta placa conmemorativa que ahora descubro a lo que hemos denominado Gen Loreta."

8/10/07

Yazaman Nuevo Morgana - Danza del Vientre - Belly Dancing

El cuerpo ya necesita moverse.... probando, probando... uno, dos, uno, dos

Increíble danza

5/10/07

La loca de la casa, Rosa Montero


Fragmento del capítulo "Nueve"


"Releo lo que acabo de escribir y me avergüenzo: ¿y entonces qué deben sentir aquellos escritores buenísimos que jamás han llegado a estar en una lista de best-sellers? ¿Y qué deben sentir los escritores malísimos que tampoco han estado, y que sin duda sufren exactamente igual que si fueran buenos? En nuestros mejores momentos, cuando la inseguridad no nos come demasiado los pies, todos nos creemos maravillosos. Hace muchos años entrevisté a Erich Segal, el autor de Love Story, aquella novelita de amores y lágrimas que fue superventas en todo el mundo. Segal acababa de escribir un nuevo libro, La clase, una novela gordísima y, desde mi punto de vista, también horrorosa, con la que él aspiraba a ganar el reconocimiento de la crítica sesuda (porque, naturalmente, el éxito comercial no le bastaba); y recuerdo que Segal, que me cayó bien y me pareció un buen tipo, empezó a leerme párrafos de su propia novela, emocionado hasta las lágrimas con lo que él mismo decía, aunque los fragmentos eran de una vulgaridad espeluznante. Cielos, pensé, incomodísima: no cabe duda de que este hombre es sincero, no cabe duda de que cree que lo que lee es hermoso, ¿no puede suceder que a mí me pase lo mismo y que en mi delirio crea ser una escritora?".

Emma es encantadora


Con este link podréis acceder a una reseña del cómic de la entrañable brujita adolescente del siglo XVII transportada hasta el siglo XX por un hechizo, junto a su abuela, su madre (también brujas), su novio Hans y su perseguidor Krusper.


La escritora, Dafne Ruiz, ES MI HERMANITA, sñif.


Besicos para ella.




3/10/07

Auténtica naturaleza geisha


Me contaba Arteya de la playa de los aviones historias del corazón y del alma. Me contaba Estrella Shakti del significado de geisha, que tras los días, las noches, aviones y trenes ha llegado conmigo hasta aquí como "persona dedicada al arte". Me llamaba la atención poderosamente cómo relataba que en sus orígenes eran tanto hombres como mujeres los que dedicaban su vida al arte. Esta y otra curiosa información brotaba de "Geisha. Los secretos del mundo flotante", de Eugenia Vilaró (Fernando Aixa Torres).

Luego recogía su falda de hadas enviada por la hadeadora Sharon. Creo que bailarán juntas en breve, y mis mejores deseos las acompañarán. Otro día le dejaré champis, ¡a falta de calamares!



Beshos a las dos.

Frasecitas

Las personas poseen solamente un número
determinado de dientes, cabellos e ideas y,
llega un momento, en que se quedan fatalmente
sin dientes, sin cabellos y sin ideas

François Voltaire

PD. En el original se leía "Los hombres" donde ahora leemos "Las personas"

2/10/07

El Tubo. Memoria de un abandono


"Un cliente entra a un bar y pide algo.
El camarero no le oye porque no existe.
El cliente se levanta para marcharse
pero comprueba que no puede irse:
tampoco existe.
Se sienta lentamente en un taburete
a esperar la eternidad.
Durante unos instantes piensa
algo que olvida rápido.
Luego ya no piensa."

Antonio Tausiet

Fragmento de Tañido III, perteneciente al libro "El Tubo. Memoria de un abandono", de Antonio Tausiet y Miguel Lizana. Magnífica obra que refleja el declive progresivo y provocado por intereses inmobiliarios de este emblemático barrio zaragozano entre 2000 y 2004. Artístico, documentado, poético, íntimo... toda una joya.

Más información:
http://tausiet.blogsome.com/2007/09/29/el-tubo-memoria-de-un-abandono/

Desde aquí la enhorabuena por tan esperado hito.

Juego de espejos. Precio de la conversación

De "Cuaderno de todo nº1", por Carmen Martín Gaite

Las personas quieren, sobre todo, que les agradezcamos con alguna muestra de afecto o de adhesión su conversación. En esto Valle-Inclán era de un desinterés perfecto. No he visto a nadie más aficionado a la conversación pura. Buscaba simplemente contraste, que le dieran pie. Abominaba de la adhesión, le parecía un estrangulamiento del discurso.
No hay que pretender nada definitivo. Son tramos. Echa tu pan a las aguas que después de mucho tiempo lo hallarás. Generosidad. No hay que tratar de hacer rentable la conversación. Es gratuita, como la buena literatura. Luego, a través de ella, se recibe o no un pago, pero no se debe sustituir por esa pretensión la de buscar bien, la de entregarse al tono adecuado que la narración requiere.

El habla prostituida


De "Cuaderno de todo nº1" por Carmen Martín Gaite


La gente, mediante las palabras, busca - digan ellas lo que quieran, su literalidad y cuidado se desatiende - un medio para acercarse a ese prójimo fugitivo al que no se ve el rostro. Los métodos, como iremos viendo, son de lo más variado (avasallamiento, inercia mutua, falsos entusiasmos y coincidencias motivados por la bebida, convencionalismos, trampas verbales, flatus vocis) y como resultado de estos métodos espúreos el eco que se encuentra es desdibujado y falaz, insatisfactorio.


Un primer error está en la raíz de las narraciones emprendidas. Las buenas narraciones aun cuando motivadas siempre por un sujeto que escucha, deben ir progresivamente desligándose de él para atender al objeto. El sujeto, claro está, opera siempre de fondo pero la atención hacia él debe ser más la de clarificarle lo que se dice y hacérselo accesible que la de acercarse a él en el sentido de cuerpo con cuerpo, carne con carne, "préstame aquiescencia al precio que sea"; más que acercarse el narrador y el oyente uno a otro deben acercarse juntos a colaborar en el entendimiento de aquello que la narración designa, entregarse juntos a ese material de labor que a su consideración se ha ofrecido.