19/12/07

Ejemplos

El penúltimo post de este blog es un pésimo ejemplo del antepenúltimo. O sea, es un ejemplo de cómo no se deben decir las cosas (el qué SÍ, hablo del cómo), si nos atenemos al antepenúltimo post.

Firmante compartimentada.

No hay comentarios: