2/10/07

El Tubo. Memoria de un abandono


"Un cliente entra a un bar y pide algo.
El camarero no le oye porque no existe.
El cliente se levanta para marcharse
pero comprueba que no puede irse:
tampoco existe.
Se sienta lentamente en un taburete
a esperar la eternidad.
Durante unos instantes piensa
algo que olvida rápido.
Luego ya no piensa."

Antonio Tausiet

Fragmento de Tañido III, perteneciente al libro "El Tubo. Memoria de un abandono", de Antonio Tausiet y Miguel Lizana. Magnífica obra que refleja el declive progresivo y provocado por intereses inmobiliarios de este emblemático barrio zaragozano entre 2000 y 2004. Artístico, documentado, poético, íntimo... toda una joya.

Más información:
http://tausiet.blogsome.com/2007/09/29/el-tubo-memoria-de-un-abandono/

Desde aquí la enhorabuena por tan esperado hito.

8 comentarios:

Tausiet dijo...

Gracias, guapa. ¡El primero que vea el libro en una tienda que lo diga!

Silvia dijo...

Eso, eso. A organizar batidas de búsqueda.

Anónimo dijo...

Nada como este retrato nostálgico de este pedacito de nuestras vidas.

Este hermoso compendio fotográfico literario constituye una crónica visual y documentada de cómo "pasamos la vida esperando que pase algo y al final lo único que va pasando -sin darnos cuenta- es la vida".

La extremada sensibilidad poética de Miguel Lizana queda reflejada en esta colección de instantaneas en blanco y negro, literariamente documentadas por Antonio Tausiet en una especie de crónica que da fe de aquel barrio que fue y que se nos fue para "modernizarse". De algunos de aquellos que fueron y quizá también se nos fueron.

Gracias a trabajos como éste, Aragón existe para todo el mundo.

Soy de Madrid, pero, cuando vuelva a Zaragoza iré a "EL TUBO" para soñar e imaginar el pasado y el futuro de estas gentes y estos rincones de antaño.

Enhorabuena chicos. Un libro excelente. Creo que mucha gente debería leerlo y disfrutarlo visualmente. Javier

Silvia dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Javier. Ya están al tanto los autores del libro.

Pues si no llegas a decir que eres de Madrid, ¡hubiera jurado que eras zaragozano! Otro lazo fuerte te une a Aragón, creo yo, a juzgar por la emotividad de tus palabras.

Un saludo.,

Anónimo dijo...

Efectivamente Silvia. Tengo muchos motivos para estar enamorado de Aragón.

No soy zaragozano, pero mis venas llevan sangre aragonesa. Mi madre es de Valdelinares (Teruel). Como sabes es el pueblo más alto de España, del que tengo los recuerdos más emotivos de mi vida.

Además, soy un apasionado de la literatura y de la fotografía. Este libro mezcla dos de mis más grandes sensibilidades.

Déjame que te cuente una pequeña confidencia.

Durante toda mi vida mi abuela materna (mañica donde las haya) vivió con nosotros en Madrid y se encargó prácticamente de criarnos, mientras mis padres trabajaban los dos. Soy el mayor de cuatro hermanos.

Cuando ella murió, le acompañaba en el hospital una imagen de metal (una campanita) de la Virgen del Pilar comprada en ese santuario zaragozano. Los restos de esa persona que tanto quise, yacen en el cementerio de Valdelinares junto a ese souvenir que cuando sellaron su ataud llevaba entre sus manos. Además, falleció un 12 de Octubre, fecha en que se celebra la festividad de la Hispanidad y la Virgen del Pilar.

Efectivamente Silvia, lazos muy fuertes y entrañables me unen a Aragón.

Javier

Silvia dijo...

Gracias por compartir tus confidencias aquí.

La verdad es que Teruel no lo conozco, pero tengo también mis propios lazos con Zaragoza, ciudad que me enamoró completamente.

Mi tatarabuela materna era de Zaragoza, vivía en la calle El Coso, viajaba frecuentemente con su padre y, en uno de esos viajes, se enamoró de un andaluz. Se casaron y ya no se movió de Málaga. Siempre se comentaba en la familia que no fue feliz, que siempre echó de menos su tierra, que era muy maña. Y lo cierto es que todos los aragoneses que he conocido sienten un apego similar a su tierra.

No los culpo, yo he vivido en Zaragoza un año y aún la recuerdo. Es francamente una ciudad de la que enamorarse.

Espero que, si te decides a hacer un recorrido por El Tubo y otros lugares de Zaragoza, puedas experimentar ese algo tan especial que, en realidad, ya se desprende de tus palabras.

Saludos, Javier.

Anónimo dijo...

Estupendo Silvia ¿o debo de decir Sara?.

Si quieres saber algo de mi, te mando el enlace de mi blog creado a mediados de la semana pasada.

http://yomismosoy.activo-blog.com

En él encontrarás una reseña sobre "EL TUBO" de Lizana y Tausiet. Y por supuesto sabrás un poco más sobre mí.

Ya me explicarás cómo puedo indexarlo en google, porque ando bastante torpe aún en el manejo de herramientas blogosféricas.

Un saludico. Javier

Silvia dijo...

Hola! Pues sí, Sara es a Silvia lo que Javier a Anónimo ;)

Gracias por el enlace, ya ando viéndolo y bienvenido a la blogosfera, enhorabuena por tu blog que se ve muy prometedor.

Tampoco creas que soy una experta... lo que sé es que google usa un sistema de búsquedas basados en "page rank", o sea, que las páginas más enlazadas se presuponen las más visitadas y se ordena por popularidad en la búsquedas.

Un sistema para poner tu blog en un directorio de búsquedas y enterarte al visitarlo de quién y cuándo te ha enlazado es apuntarte en http://technorati.com/

Besicos.,