5/9/07

Isadora Duncan dijo

"Me senté , y llena de estupefacción estuve tres horas contemplando las sorprendentes proezas de la Pavlova. Toda la finalidad de su entrenamiento consistía, al parecer, en separar del alma los movimientos del cuerpo."

No hay comentarios: