5/9/07

Isadora Duncan dijo

"Me senté , y llena de estupefacción estuve tres horas contemplando las sorprendentes proezas de la Pavlova. Toda la finalidad de su entrenamiento consistía, al parecer, en separar del alma los movimientos del cuerpo."